Ivonne Marcial Vega

Tribuna Invitada

Por Ivonne Marcial Vega
💬 0

Que la prisa no sea tu norte

Los vientos huracanados de María y su gran devastación dejaron consigo la preocupación en cada uno de los que sufrimos una pérdida en nuestros edificios de vivienda o trabajo: ¿cómo estabilizar las estructuras, de manera que las podamos habitar y utilizar lo más pronto posible?

Que la prisa no sea ser el norte de ninguno de nosotros a la hora de reconstruir o remodelar una estructura embestida y destruida por el paso de este terrible fenómeno. Para lograr reconstruir el Puerto Rico que todos merecemos, que la prisa no sea el norte en nuestro futuro edificado.

En las imágenes presentadas por la prensa, hemos visto paneles de madera, acrílicos, cortinas de baño y facsímiles de los ya conocidos, aunque aún esperados, toldos azules de FEMA. Tras el paso de María, la población se ha dado a la tarea de lidiar con los efectos que representa tener su entorno doméstico a la intemperie, así como con las futuras implicaciones que las condiciones del tiempo pueden crear en sus espacios ya seriamente afectados. Con resultados que pueden ser fatales para muchos.

El Colegio de Arquitectos y Arquitectos Paisajistas de Puerto Rico comenzó un llamado a la prudencia a días del fenómeno, en vista a opiniones vertidas en los medios de personas en nuestra comunidad que expresaban que ya estaban listas a comenzar a levantar sus estructuras con croquis y piezas rescatadas de los escombros aledaños. El Colegio no quiere otra María, pero para esto, es deber de cada uno de nosotros, arquitectos y arquitectos paisajistas, junto a los profesionales de la construcción, orientar a la ciudadanía sobre la manera adecuada de construir. A su vez, compete a nuestros ciudadanos informarse sobre las consecuencias que representa una solución para estabilizar temporeramente una estructura y que esta se convierta con el tiempo en una permanente.

Hoy, tenemos en nuestras manos una oportunidad única. Aprovechemos el momento para tomar una pausa, pensar en las pérdidas que causó y, entonces, junto a profesionales con la pericia y facultados por ley para diseñar, trabajemos de forma participativa con la comunidad para atender todas las necesidades de cada sector de nuestra isla y crear un Puerto Rico, sostenible, verdaderamente resiliente y seguro para todos los sectores de nuestro país.

Otras columnas de Ivonne Marcial Vega

💬Ver 0 comentarios