Gabriel Méndez Sánchez

Desde la diáspora

Por Gabriel Méndez Sánchez
💬 0

Qué pasa en la Francia huelguista

Más allá de la imagen cliché del francés con camisa de marinero, la boina negra, la baguette debajo del brazo y la clope en la mano; hay otro cliché très francés. Los franceses son conocidos por siempre estar en huelga - o de vacaciones. Sería algo exagerado afirmar algo así, aunque un poco de verdad tiene también; lo de la huelga quiero decir. Francia se dirige hacia su segunda semana de una huelga interprofesional que pone en jaque al gobierno y que amenaza con arruinar la temporada de Navidad para muchos franceses.

Aunque es cierto que Francia se ubica entre los primeros tres países europeos con más días de huelga por año, también es correcto afirmar que esta cultura de la lucha no se explica solamente por el nivel de sindicalización, ya que solo uno de cada 10 trabajadores franceses están sindicalizados. Como un boricua que lleva más de siete años en París, he sido testigo de la cultura de la lucha en la llamada Ciudad Luz. Al llegar a Francia me sorprendió conocer que la huelga es un derecho constitucional. Prácticamente todas las profesiones están sindicalizadas, incluso abogados, policías, bomberos y gendarmes. ¿Qué es lo que está pasando en Francia ahora mismo?

El quinquenio de Emmanuel Macron ha tenido a los profesores de escuelas primarias y secundarias, enfermeros, trabajadores de la transportación pública, policías y bomberos en la calle. A estos se les añaden los ahora famosos gilets jaunes, quienes desde hace más de un año se manifiestan sistemáticamente contra el gobierno. Por su parte, los sindicatos más combativos tomaron por sorpresa al gobierno al iniciar una huelga interprofesional el jueves 5 de diciembre. Ese día entre 800,000 y 1.5 millones de manifestantes en todo el país lograron ganar la opinión pública. A casi dos semanas de la huelga, siete de cada 10 franceses opinan que apoyan el principal reclamo de los huelguistas; es decir, que el gobierno retire su proyecto de reforma de pensiones. 

El gobierno aplicó la vieja táctica de divide y vencerás, al argumentar que los trabajadores que están en huelga lo hacen por defender sus privilegios particulares. De esta manera intenta crear un sesgo entre los privilegiados y el resto de los trabajadores que ellos como gobierno tratan de proteger. Aun así, para la mayoría de los franceses el gobierno ha fallado en explicar los pormenores de su reforma de pensiones. 

Apenas comenzada la huelga, el primer ministro francés Édouard Philippe se dirigió al pueblo en un intento por calmar las cosas, pero el resultado fue lo contrario. Los trabajadores siguen en la calle determinados a doblegar al gobierno. En Francia existe una veintena de regímenes especiales de pensiones. A pesar de que en su discurso el primer ministro dijo que el tiempo de los regímenes especiales había llegado a su final, el pasado 12 de diciembre el gobierno ofreció a los policías proteger su régimen especial para sacarlos de la ecuación y tener de su lado a un sector primordial. ¿Una primera concesión o un acto de supervivencia?

El gobierno pretende acabar con los regímenes especiales y crear un único sistema universal que englobaría todas las profesiones y trabajos. Debido a que la huelga está en su mayoría realizada por los trabajadores de la transportación pública, esto ha creado una situación de caos y desolación en Francia. Horas esperando trenes que no saldrán, o bajo la lluvia y el frío en espera del bus que seguirá sin parar en la parada porque no cabe un alma más o debajo de la tierra en pasillos subterráneos del metro, abarrotados como en hormiguero. 

Cuando me toca ir al trabajo de nuevo,  me armo de paciencia y me preparo mentalmente para un trayecto entre empujones y caras malhumoradas. Al menos es invierno y no hace calor. El trayecto que normalmente realizo para ir al trabajo me toma 20 minutos en metro, ahora son dos horas en bus, porque la mayoría de las catorce líneas del metro están paralizadas. ¿Quién dará su brazo a torcer, sindicatos o gobierno? ¿Habrá tregua o seguirá la guerra durante las fiestas navideñas? Una cosa es segura hasta ahora, la opinión pública está del lado de los huelguistas. Por lo que el gobierno algo tendrá que ceder.

Otras columnas de Gabriel Méndez Sánchez

martes, 17 de diciembre de 2019

Qué está pasando en la Francia huelguista

¿Quién dará su brazo a torcer, sindicatos o gobierno? ¿Habrá tregua o seguirá la guerra durante las fiestas navideñas?, cuestiona Gabriel Méndez Sánchez

💬Ver 0 comentarios