José Javier Oquendo Cruz

Tribuna Invitada

Por José Javier Oquendo Cruz
💬 0

Queremos luz

El apagón nos lo confirma: estamos en la coyuntura histórica más seria, la de enfrentar nuestras sombras. Enfrentar nuestros miedos y debilidades. También los ideales, las aspiraciones y oportunidades.

Hoy todos hablamos de desarrollo económico y de infraestructuras energéticas. Pero hasta un asunto técnico como el apagón nos remite, al final, a lo trascendental: para un país próspero, debemos aspirar al desarrollo humano (según las Naciones Unidas, aquel que sitúa a las personas en el centro, y promueve sus posibilidades de disfrutar de la libertad para vivir la vida que valoran). La aspiración es al desarrollo en solidaridad, que se logra con la educación ciudadana.

No es solo la educación académica, sino aquella que forma éticamente a los líderes, políticos, técnicos, profesionales, a todos, para la búsqueda del bien común y no de sus propios intereses.

¿Podemos negar que las prioridades erradas, los presupuestos de inmediatez y la falta de visión nacen de una pobre educación ética y ciudadana? Es innegable que nuestra gente, con sus buenos deseos, no puede plantearse un futuro próspero y solidario si no educamos para la co-responsabilidad. Aceptemos que, sin esa educación, las decisiones no responden al bienestar común, y todos sufrimos. La ética no es abstracta. Tiene consecuencias muy prácticas, como vimos con el apagón.

Cuando educamos ciudadanos éticos, el resultado es otro. En P.E.C.E.S. llevamos 30 años en ese camino, con programas para niños y jóvenes y con nuestra Escuela Alternativa. Creemos que Puerto Rico puede ser uno de los países más prósperos del mundo, pero primero debemos asumir responsabilidad ética con nuestro presente y futuro. 

Sabemos que cada chico es una luminaria por descubrir. Diariamente promovemos entre los participantes pequeños gestos de solidaridad. Hablamos con ellos sobre el respeto y la colaboración. Les contamos sobre los derechos humanos y la autogestión para salir de la pobreza. Les enseñamos sobre rendición de cuentas: que sean protagonistas de su gestión y monitores de su progreso.   

Porque queremos luz, aspiramos a más comunidades educativas solidarias y éticas. En las que todos cabemos. Sin espacio para la marginación. Una educación alternativa, solidaria, inclusiva, creativa y participativa es la clave para que Puerto Rico brille en la oscuridad. En P.E.C.E.S. decimos que juntos logramos más. Solidariamente, vamos a lograrlo. 

Otras columnas de José Javier Oquendo Cruz

viernes, 6 de octubre de 2017

La recuperación en nuestras manos

José Javer Oquendo expone la importancia del Centro de Sostenibilidad Comunitaria de la organización PECES al reflexionar sobre los procesos sociales y económicos tras el huracán

💬Ver 0 comentarios