Nilsa Pietri Castellón

Tribuna Invitada

Por Nilsa Pietri Castellón
💬 0

Que responda por sus actos Ricardo Ramos

La evidencia surgida esta semana en Washington de que el gobierno de Ricardo Rosselló no tiene credibilidad, a consecuencia de sus acciones tras el huracán María, parece haber sido la gota que colmó la copa.

Ricardo Ramos finalmente sale hoy del panorama, dejando un sistema eléctrico en ruinas que lucha por recuperarse dos meses después del paso del huracán María. Su renuncia, anticipada por el propio gobernador, no es voluntaria y tal vez debió ser destituido formalmente de su cargo, pero lo importante es que lo saquen del medio.

El daño que ha hecho no permite espacio para la impunidad.

El gobernador fue a Washington a pedir nada menos que $94,000 millones en fondos federales para atender la recuperación del País y se le rieron en la cara.

Le dijeron, sin tapujos, que su administración ha dado muestras fehacientes de que es incapaz de manejar los fondos públicos, principalmente porque es propensa a equivocarse en la contratación de recursos, tanto corporativos como individuales.

El caso Whitefish perseguirá a Rosselló hasta 2020, aun cuando el gobernador se está deshaciendo de Ramos, lo que hasta hoy no parecía estar dispuesto a hacer.

Ramos fue una mala selección para dirigir la Autoridad de Energía Eléctrica desde el día cero. Era un contratista externo sin capacidad probada para timonear el buque insignia del gobierno que, para colmo, estaba haciendo agua.

Antes del huracán Irma, que pasó al norte de Puerto Rico unos días antes que el devastador María, dijo públicamente que un ciclón fuerte nos dejaría sin electricidad por seis meses. Mal presagio que solo servía para adivinar la predisposición al fracaso con la que venía de fábrica este señor.

Sus acciones tras María han sido desacertadas, tercas, arrogantes y, lo peor, desafiantes de la autoridad de sus superiores.

Apagó Palo Seco y se negó, hasta hoy, a prender la central para ayudar a estabilizar la energía que finalmente comenzó a emanar desde las plantas del sur, semanas después del huracán, desafiando a los expertos que afirman que la estructura se puede reparar mientras está en servicio.

Contrató a Whitefish Energy, una oscura e inexperta empresa de poca monta, aparentemente apadrinada por republicanos de alto vuelo --de allá y de acá--, en un pacto sesgado en contra de los mejores intereses de Puerto Rico que tuvo que ser rescindido en respuesta a las presiones periodísticas y políticas.

También contrató a otra empresa energética, Cobra, en términos muy parecidos a los de Whitefish.

En tanto, retrasó irresponsablemente el pedido de ayuda que debió hacer de inmediato a la asociación que agrupa a las compañías de electricidad de Estados Unidos, que finalmente ahora, dos meses después, han comenzado a integrarse a los trabajos.

Lo último que se supo es que Ramos igualmente le impuso a la Junta de Gobierno de la AEE a un amigo del alma --nombrado en el expediente judicial federal de Jorge de Castro Font-- y le dio acceso sin restricciones a las estructuras físicas y de mando de la corporación.

En Washington conocen todas las movidas de Ramos y no dudan en identificarlo como la causa principal de la pérdida de credibilidad del gobierno de Rosselló.

El gobernador, en cambio, no había dado su brazo a torcer y Ramos se mantuvo hasta hoy al mando de la AEE, tomando decisiones desacertadas, atrasando los trabajos indebidamente, y contribuyendo a la caída sin precedente de la economía formal del País, lo que se traduce en miles y miles de empleos.

Hemos perdido un tiempo irrecuperable que, además, ha provocado el éxodo de miles de ciudadanos desesperados, mayormente hacia Florida, donde les aguarda un futuro tan incierto como el que enfrentaban aquí.

Corresponde ahora enderezar el barco, ojalá que con una selección adecuada del nuevo director ejecutivo de la AEE, y seguir investigando a fondo los contratos y otras acciones de Ramos.

Que su salida forzada no sea excusa para la impunidad. La credibilidad de este gobierno sigue en jaque.

💬Ver 0 comentarios