Chu García

Tribuna Invitada

Por Chu García
💬 0

¿Quién dice que Hetin Reyes ha muerto?

Eran tan parecidos como líderes del baloncesto que escogieron gratuitamente el mes de agosto para abrigarse con el manto de Dios, dando la casualidad que el BSN estaba en su recta final. 

Asimismo, soportaron enfermedades aterradoras, pero comoquiera fueron octogenarios y en su juventud perdieron sus nombres de pila a favor de sus apodos: Tuto y Hetin, quienes nacieron como Jenaro y Héctor respectivamente, sin poner nunca reparos a ser llamados preferiblemente por sus motes, que, obviamente, se encumbraron y tempranamente se transformaron en imanes para la amistad sin restricciones, tanto aquí como en el extranjero.

Tuto, sin embargo, se le adelantó en su partida: el 4 de este mes en 2017, a los 82 años, y Hetin el viernes 24, a los 80, cuando sus corazones gritaron no más en contra de sus voluntades de acero toledano.

Los dos, de hecho, no cedieron al cáncer, en el caso del primero, y a un derrame cerebral el segundo en 2008, que le afectó sus piernas y brazos, pero no su memoria, fecunda desde su niñez.

No puedo negar que compartí más con Tuto porque fui su biógrafo y coincidimos en muchas competiciones internacionales del Equipo Nacional.

Pero con Hetin disfruté a plenitud su buen humor, ya que su ingenio era natural y adobado de picardía, siendo su esposa Isabel la que más reía de sus ocurrencias, a la vez que sacrificaron cualquier interés personal a favor de sus hijos, nietos y biznietos, regando amor y bondad por doquier, a la vez que ella tenía manos maestras para la cocina criolla y él podía cantar con voz de capullito de alelí.

Es más, entonaba La Borinqueña con pasión y dicción perfecta, y también sabía rascarle a las teclas del piano melodías puertorriqueñas vestidas de tradición.

Nunca en mi carrera periodística he disfrutado más un certamen baloncestista que el Mundial Sub22, efectuado en Melbourne, Australia, en 1996, al lado de Hetin como presidente federativo, su carnal Ángel Toro en papel de delegado, el abogado Rubén Nigaglioni como asesor legal, más los 12 canasteros que ganaron la medalla de plata con la dirección excelente de Carlos Morales y sus ayudantes Ángel López Panelli y Carlos Calcaño, a la vez que el árbitro Pucho Figueroa sentaba cátedra frente a sus colegas europeos, americanos, asiáticos y africanos.

Ciertamente, Hetin disfrutaba la vida a plenitud, amando a su patria con redondez, alargando su mano en señal de cordialidad y comulgando con la generosidad plena de buen samaritano: su simple mirada regalaba candidez y sus palabras de aliento mitigaban cualquier trazo de preocupación y tristeza.

Sí, Hetin, yo creí en ti porque sí…


Otras columnas de Chu García

miércoles, 24 de abril de 2019

De oro la nobleza de Ruperto Herrera

Mi querido Ruperto, que acaba de ser escogido por el COI para recibir la Orden Olímpica, su máximo galardón en junio, es tan humilde que no dijo públicamente la designación hecha por el presidente de dicha institución, el alemán Thomas Bach, sino que los medios de comunicación lo dieron a conocer en Cuba al enterarse por terceras personas.

viernes, 19 de abril de 2019

Verdejo tiene que correr el riesgo de avanzar

Esta vez su rival es el costarricense Bryan Vázquez, 37-3 y un revés por la vía rápida, pero que ha sido monarca junior ligero interino de la AMB en cuatro ocasiones y que le gusta pelear siempre en la boca de un volcán.

miércoles, 17 de abril de 2019

Carlos Ortiz, mago del ring

Vaillant, que se suicidó en Miami, en 1985 a los 47 años, ya había perdido por decisión unánime con Ortiz, en 1961.

lunes, 15 de abril de 2019

Gregg Popovich y su consigna de ganar

Su rostro rojizo, cabellera blanca, carácter agrio y dieta perenne de sonrisa, convierten a Gregg Popovich, de padre serbio y madre croata, en un ser especial, que solo le interesa ganar y que jamás duda en regañar a sus estrellas de turno, que en la actualidad son LaMarcus Aldridge y DeMar DeRozan; el ido a Toronto, Kawhi Leonard; Tony Parker, con Charlotte Hornets: y los retirados Tim Duncan y Manu Ginóbili.

💬Ver 0 comentarios