Chu García

Tribuna Invitada

Por Chu García
💬 0

¿Quién dice que Hetin Reyes ha muerto?

Eran tan parecidos como líderes del baloncesto que escogieron gratuitamente el mes de agosto para abrigarse con el manto de Dios, dando la casualidad que el BSN estaba en su recta final. 

Asimismo, soportaron enfermedades aterradoras, pero comoquiera fueron octogenarios y en su juventud perdieron sus nombres de pila a favor de sus apodos: Tuto y Hetin, quienes nacieron como Jenaro y Héctor respectivamente, sin poner nunca reparos a ser llamados preferiblemente por sus motes, que, obviamente, se encumbraron y tempranamente se transformaron en imanes para la amistad sin restricciones, tanto aquí como en el extranjero.

Tuto, sin embargo, se le adelantó en su partida: el 4 de este mes en 2017, a los 82 años, y Hetin el viernes 24, a los 80, cuando sus corazones gritaron no más en contra de sus voluntades de acero toledano.

Los dos, de hecho, no cedieron al cáncer, en el caso del primero, y a un derrame cerebral el segundo en 2008, que le afectó sus piernas y brazos, pero no su memoria, fecunda desde su niñez.

No puedo negar que compartí más con Tuto porque fui su biógrafo y coincidimos en muchas competiciones internacionales del Equipo Nacional.

Pero con Hetin disfruté a plenitud su buen humor, ya que su ingenio era natural y adobado de picardía, siendo su esposa Isabel la que más reía de sus ocurrencias, a la vez que sacrificaron cualquier interés personal a favor de sus hijos, nietos y biznietos, regando amor y bondad por doquier, a la vez que ella tenía manos maestras para la cocina criolla y él podía cantar con voz de capullito de alelí.

Es más, entonaba La Borinqueña con pasión y dicción perfecta, y también sabía rascarle a las teclas del piano melodías puertorriqueñas vestidas de tradición.

Nunca en mi carrera periodística he disfrutado más un certamen baloncestista que el Mundial Sub22, efectuado en Melbourne, Australia, en 1996, al lado de Hetin como presidente federativo, su carnal Ángel Toro en papel de delegado, el abogado Rubén Nigaglioni como asesor legal, más los 12 canasteros que ganaron la medalla de plata con la dirección excelente de Carlos Morales y sus ayudantes Ángel López Panelli y Carlos Calcaño, a la vez que el árbitro Pucho Figueroa sentaba cátedra frente a sus colegas europeos, americanos, asiáticos y africanos.

Ciertamente, Hetin disfrutaba la vida a plenitud, amando a su patria con redondez, alargando su mano en señal de cordialidad y comulgando con la generosidad plena de buen samaritano: su simple mirada regalaba candidez y sus palabras de aliento mitigaban cualquier trazo de preocupación y tristeza.

Sí, Hetin, yo creí en ti porque sí…


Otras columnas de Chu García

miércoles, 14 de noviembre de 2018

Doncic: su calidad no es exageración europea

Sin embargo, el esloveno Lukas Doncic, escogido en el tercer turno del draft, pero cambiado a Atlanta por el quinto, el armador Trae Young, ha comenzado a dar tapones bucales con su buena movilidad y rendimiento sobresaliente en la ofensiva.

lunes, 12 de noviembre de 2018

Rubén y Brignoni juntos como en los setenta

Los dos tienen 65 años, jugaron en Long Island University, en Nueva York y fueron pilares en la dinastía de los Vaqueros de Bayamón, y ambos se mantienen actualmente de cara al canasto: Rubén Rodríguez dirigiendo la liga master que fundó y lleva su nombre, mientras Luis Brignoni continúa como armador en uno de los seis clubes que juegan martes y jueves con gran pasión.

viernes, 9 de noviembre de 2018

Fondismo empieza a salir del fondo

Sin embargo, de un tiempo al presente una promoción de varones empuja fuerte, aunque aún muy lejos de Peco González, que estableció el récord de 2:12:43 al ganar la medalla de oro en los Juegos Panamericanos de Caracas, en 1983, que obviamente continúa vigente, siendo escoltado por César Mercado, con 2:20:30, y que también cronometró 2:17:31, en 1982.

miércoles, 7 de noviembre de 2018

Último adiós de un premier del hipismo y fondismo

El trabajo arduo y la honradez ligaban a la perfección en él, que fue dueño del establo Alí, ganando algunas carreras importantes aquí, pero su mayor aportación fue como presidente de la Confederación Hípica del Caribe, durante varios años, y en 2010 se le dedicó uno de los clásicos de dicha serie anual en el hipódromo La Rinconada, en Caracas, Venezuela.

💬Ver 0 comentarios