Jorge Schmidt Nieto

Punto de vista

Por Jorge Schmidt Nieto
💬 0

¿Quién puede ganarle a Donald Trump?

Las candidaturas demócratas se agrupan en dos fórmulas distintas, definidas por su capacidad de ganarle a Donald Trump. Una, mayoritaria en New Hampshire, es la polarizante. La otra, ganadora de Iowa, es la centrista. Ambas alegan poseer la receta para sacar del poder al que consideran un presidente nefasto.

La izquierda la encabeza el favorito de ganar la nominación, Bernie Sanders, quien promete entre otras cosas, un seguro de salud universal único. Incluye además a Elizabeth Warren, que eliminaría las deudas de préstamos estudiantiles. El centro lo lidera electoralmente Pete Buttigieg, que resalta la necesidad de crear una poderosa coalición multiclasista, capaz de derrotar al temible rival. Joseph Biden, favorito del partido, pero no de los electores, señala ser el único con la capacidad de unir al país en una gran alianza moderada. Amy Klobuchar propone el rechazo a los extremos como lema de lucha contra el polarizante Trump. Mike Bloomberg se unirá a la contienda con su imagen de contraparte de Trump como billonario y empresario poderoso neoyorquino, pero compasivo.

La pregunta es dónde radican las posibles debilidades electorales de Trump y dónde se ubica el centro político. La política polarizante de Trump sufre la desventaja de enajenar a amplios sectores, pero se beneficia de aglutinar a otros. Sanders y Warren intentan crear una mayoría a partir de los liberales que nunca votarían por Trump e ir añadiendo moderados en la medida en que Trump se radicalice hacia la derecha el discurso político. Buttigieg, Biden, Klobuchar y Bloomberg apuestan a concentrarse en liberales moderados, sin enajenar al sector izquierdista de su partido, y atraer a la vez a votantes conservadores moderados, que no se identifiquen con el extremismo de Trump.

El candidato presidencial progresista podría ganar en noviembre si consiguiera fortalecer el polo izquierdo del electorado y normalizar el lenguaje socialdemócrata que lo distingue. El candidato moderado tendría opción de triunfo si consiguiese reducir la polarización electoral y alejar el centro político de su actual posición cercana a la derecha extrema.

El carisma personal también jugará un papel especialmente importante este noviembre. Ganarle a Trump en su juego mediático es difícil, pero posible, como demostró Nancy Pelosi al robarle la atención mientras rompía el discurso. Trump también domina el discurso sobre la economía, a pesar de su mixto desempeño. La economía ha crecido, pero a un modesto 2%, menos de la mitad de China y por debajo del promedio mundial. El desempleo es el menor en 50 años, pero también la desigualdad en el ingreso alcanza su mayor nivel en ese tiempo.

Trump intensificará su polarización política y es probable que ningún candidato demócrata consiga evitarlo. Entonces, debe tener mayor posibilidad un rival que abrace el conflicto y se beneficie de la falta de un centro político que uno que intente reducirlo. Debe evitar que Trump establezca los términos del debate. El riesgo es que sus posturas de izquierda no se normalicen en el discurso público y empujen aún más electores al campo de Trump, que sí normalizó su extremismo.

Otras columnas de Jorge Schmidt Nieto

viernes, 14 de febrero de 2020

Trump amenaza el equilibrio de poder

Trump está materializando uno de los mayores temores de los padres fundadores, la concentración desmesurada de poder en manos del presidente, dice Jorge Schmidt Nieto

miércoles, 12 de febrero de 2020

¿Quién puede ganarle a Donald Trump?

Debe tener mayor posibilidad un rival que abrace el conflicto y se beneficie de la falta de un centro político que uno que intente reducirlo, dice Jorge Schmidt Nieto

martes, 28 de enero de 2020

Bolton tiene la ficha del tranque contra Trump

El testimonio de John Bolton podría convertirse en la consabida pistola humeante que proveyera la evidencia irrefutable de la extorsión cometida por Trump, plantea Jorge Schmidt Nieto

💬Ver 0 comentarios