José Ledesma Fuentes

Punto de vista

Por José Ledesma Fuentes
💬 0

Quince días de solidaridad

La gobernadora de Puerto Rico, Wanda Vázquez Garced, firmó el 15 de marzo la Orden Ejecutiva 2020-023 que establece el toque de queda en toda la isla hasta el 30 de marzo; adelantándonos a los estados de la Unión, territorios y demás países de la región. Sí, un toque de queda que le va a costar a nuestro comercio y economía, pero muy necesario. No tomar acción contundente ahora, a la larga nos costaría mucho más. Es una acción tomada para proteger la vida de nuestra población, evitar una crisis mayor (posteriormente) y la potencial congestión de enfermos en nuestros hospitales. Ahora nos toca a todos –individuos, familias, comercio—asegurarnos de que este toque de queda sea uno efectivo para que podamos retomar nuestras vidas y el comercio pueda restablecerse. Es un imperativo para nuestro sector privado que esto sea así, puesto que es de las empresas que dependen miles de empleos en Puerto Rico.

Al conversar sobre el impacto al comercio de estos 15 días de toque de queda, varios directivos de algunos sectores críticos de la economía –como son los sectores de salud, alimentos, manufactura, seguridad, bancos y servicios alineados con estas industrias—me expresaron de manera consistente que debemos evitar que la crisis escale en los hospitales. 

Teresita Hernández, presidenta de RPS Medical, que ofrecen prótesis para estabilizar alguna parte del cuerpo o fractura, entre otros usos, expresó que el impacto en su negocio realmente ha sido la disponibilidad de los empleados para poder trabajar y realizar la entrega de los servicios de salud que ofrecen. Expresó tener contratos que cumplir con términos de tiempo y con pocos empleados no se puede cumplir con los números de los “key performance”. 

De igual manera, hay que proteger el sector de telecomunicaciones e infraestructura, y el sector de la manufactura; particularmente el sector farmacéutico, equipo médico… que tienen que seguir funcionando ya que esta industria representa un 45% de nuestra economía. Hay que continuar manufacturando, inclusive algunos medicamentos que se utilizan como terapia para esta emergencia de salud. Es bueno que hay sectores en EE.UU. que apoyan que la manufactura pueda volver a Puerto Rico y que estos sectores tan críticos para la seguridad nacional se produzcan aquí.

Continuamos buscando alternativas a obstáculos como el impuesto al inventario que afectan el sano funcionamiento de las empresas. Estamos confiados de que la experiencia vivida por la escasez de artículos de primera necesidad ocasionada por el impuesto al inventario no vuelva a repetirse. En un par de meses nos adentraremos, nuevamente, a la temporada de huracanes y –si no se deroga ahora—el pueblo sufrirá la escasez de productos de primera necesidad por el costo tan oneroso que representa para los comerciantes. Otra área que requiere solidaridad para que se elimine este obstáculo innecesario. 

Estos 15 días de toque de quedar serán cruciales y otro ejemplo de la solidaridad necesaria como la que tuvimos en los desastres anteriores.

Otras columnas de José Ledesma Fuentes

💬Ver 0 comentarios