Félix Jiménez

Buscapié

Por Félix Jiménez
💬 0

Quizás entenderás

“Entiende tu casa y entenderás el mundo”, decían nuestros antepasados, los tíos y los abuelos que comprendían o creían comprender que todo estaba a la mano, cerca, en el entorno – los mecanismos, las estrategias, las emociones, las maneras de actuar y resolver cualquier imprevisto, cualquier problema, cualquier diferendo. En ese siglo XX que algunos recuerdan con nostalgia, cerca de tu casa estaba el mundo – aunque fuera igual de ancho y ajeno - y ahí lo recibías.

Entender el mundo a través de la casa era entender sus seres y sus gestos, sus cotidianidades, y de ahí partir con esa confianza que habías construido y, pues, comerte el mundo en pedacitos, o al menos intentarlo.

Era tan tierna y tan simple esa máxima y tan incomprensible cuando se comparaba esa casa que contenía, decían ellos, todos los secretos necesarios para definir y desafiar todo lo que viniera después, con la realidad. Pero, claro, la casa que erigían como el centro de todo no contenía ese todo. No contenía ni el colegio, ni la universidad, ni el primer trabajo, ni el primer amor, ni el primer carro. No contenía tampoco la mítica casa hermosa del siglo XX esos elementos que ahora parecen esenciales – el móvil con su cámara, las redes sociales, la música desempapelada y desnudada de sus portadas y aquello llamado Internet y aquello llamado dolor.

Dolor porque en la casa de todos ahora – las redes sociales – aprendemos a decirlo todo, inmediatamente, ya sea pensado o no, y la palabra que más se queda muchas veces en la memoria es “dolor” y sus derivados.

Nos ha dolido - o hemos leído que a alguien le ha dolido o lo hemos escrito en esas redes - una multiplicidad de cosas. Nos han dolido, se ha escrito en diferentes momentos, Haití, Cataluña, Brasil, Palestina, Cuba, Venezuela, los niños retenidos en la frontera con México, los emigrantes. Según las redes, nos duele el dolor.

Y no incluía en esos tiempos pasados esa casa que enseñaba a soñar y a planear y a combatir ese dolor y esa vergüenza de algunos que dicen sentir ese dolor sin realmente sentirlo.


Otras columnas de Félix Jiménez

sábado, 9 de noviembre de 2019

Jugando cartas

Los juegos que todos hemos jugado, y ese “deporte nacional” mal denominado que es la política, solo han dejado disgustos y decepciones, sostiene Félix Jiménez

sábado, 12 de octubre de 2019

Días de respiro

Consideramos el descanso y sus respiros como un regalo, como un obsequio que nos otorgan, y no como una oportunidad para examinar qué realmente hacemos con esos días esperados, plantea Félix Jiménez

sábado, 28 de septiembre de 2019

Puerto Rico fue

Hoy fue la sorpresa de ir andando sobre temblores, caminando sobre memorias. Un terremoto debajo mientras se esperaba la lluvia desde arriba, escribe Félix Jiménez

sábado, 7 de septiembre de 2019

Espejo y furia

El escritor Félix Jiménez reflexiona que es triste saber y constatar que toda vida tiene sus porciones de violencia. Y que ahora también son otras violencias las que atacan.

💬Ver 0 comentarios