José A. González Taboada

Tribuna Invitada

Por José A. González Taboada
💬 0

¿Quo vadis, Puerto Rico?

 La pregunta que más frecuentemente se ha hecho en los últimos días es ¿Y ahora qué? O tal vez se pregunta: Después de Ricky, ¿qué? Y es una pregunta muy legítima, pues Ricky era solo un tumor entre muchos. Por supuesto, en 2019 era el principal tumor y no quedaba otra alternativa que extirparlo. Pero extirpado ya ese tumor, ¿hacia dónde vamos ahora?

¿Se ha creado un nuevo orden en Puerto Rico?  ¿Se acabó la lealtad ciega a los dos partidos principales? Yo quisiera contestar que sí a ambas preguntas. Para mí, sería una verdadera tragedia que el principal ganador de esta crisis sea el Partido Popular Democrático. Que el electorado, hastiado del PNP, le entregue al PPD los poderes ejecutivo y legislativo. Ya hemos sufrido esa fórmula; quitamos los azules y ponemos a los rojos para luego quitar los rojos y poner a los azules. Es como si nuestra almohada tuviese solo dos fundas, una roja y una azul. Y hace rato que ambas fundas están llenas de agujeros y nuestras almohadas están llenas de los ácaros de la corrupción y la ineptitud.  

Las exitosas manifestaciones que sacaron a Ricky del poder fueron, en su mayor parte, espontáneas. Nadie, particularmente ningún político, emergió como una opción de liderato para guiar a ese “nuevo país” que nació en julio. Fuimos liderados por todos y por nadie. Cometeríamos un serio error si ponemos el timón del país en uno de esos políticos gastados que nos han llevado a una crisis tras otra; política, económica, social y moral. Sería igualmente desastroso si se lo confiamos a un “muchacho” inmaduro y sin experiencia. Ya hemos recorrido esa ruta varias veces con resultados de todos conocidos. La persona que resulte electa en 2020 será la sexta en seis cuatrienios. La vieja fórmula no ha funcionado.

Me gusta la nueva fórmula. Nos dirigen todos y no nos dirige nadie. Expulsemos de nuestro sistema a los partidos tradicionales. Démosle nosotros a ellos la medicina amarga, para variar. Comencemos boicoteando las primarias del PPD y el PNP el próximo año. Que solo vayan cuatro gatos a esas primarias, para que los que “ganen” sepan que no gozan del favor del pueblo. Tal vez se asustan y cogen vergüenza. Legislemos para quitar también a esos partidos el control del aparato electoral. Pongamos allí gente decente, con el interés del pueblo como norte.   

No miremos colores y busquemos candidatos sin ataduras partidistas. Que nos muestren su “hoja de vida”, que no hayan vivido ni pretendan vivir de la política, que tengan madurez y experiencia, que tengan el récord limpio, que presenten ideas concretas en lugar de decirnos que tienen un plan. Escudriñemos su vida personal y profesional, su labor cívica y su ética. Investiguemos a fondo.  

Enmendemos nuestra Constitución para, entre otras cosas, crear una legislatura unicameral, aumentar la edad requerida para ser electo legislador y, sobre todo, gobernador. Que los aspirantes hayan tenido una vida productiva antes de entrar a la política para que nadie viva de la política. Limitemos los términos a los alcaldes, legisladores y al gobernador. Para reformar el país hay que renovar a los políticos.  

Puede que 2019 pase a la historia como un año en el que dimos un gran paso de avance. Pero 2020 será crucial para demostrar que 2019 no fue una excepción en nuestro comportamiento político. Si en enero de 2021 juramentan los mismos de siempre, 2019 no pasará de ser una mera nota al calce en nuestra historia. 

Otras columnas de José A. González Taboada

viernes, 9 de agosto de 2019

It’s Transparency, Stupid

José A. González-Taboada declara que Puerto Rico no necesita a Jenniffer González en La Fortaleza; quien la necesita es el liderato desacreditado del PNP para mantener sus garras en el poder y en el presupuesto

💬Ver 0 comentarios