Julio A. Muriente Pérez

Punto de vista

Por Julio A. Muriente Pérez
💬 0

Rafael Cancel Miranda, nuestro querido héroe nacional

Al escribir estas letras, esperamos con ansiedad el desenlace de la delicada condición de salud que enfrenta nuestro querido Rafaelito. Quisiéramos que se diera una recuperación acelerada, para volver a reencontrarnos en cualquier punto de la Nación, a conversar sobre tantas cosas, a escuchar sus anécdotas cargadas de sabiduría, o recitar sus poemas. Debemos reconocer, sin embargo, la complejidad de su cuadro clínico.

El primero de marzo de 2019 se cumplieron 65 años del ataque llevado a cabo por cuatro miembros del Partido Nacionalista al Congreso de Estados Unidos. El grupo lo dirigía Lolita Lebrón y lo componían, además, Irving Flores, Andrés Figueroa Cordero y Rafael Cancel Miranda. Aquella acción patriótica iba dirigida a llamar la atención del mundo sobre la farsa impuesta por el gobierno de Estados Unidos en 1952—el ELA—con la intención perversa de perpetuar su dominio colonial sobre nuestra Patria. Más de seis décadas después aquella denuncia contundente ha sido corroborada por la historia.

“La gente me ha preguntado, que de dónde yo saqué el valor. Y yo le digo, del amor. Mientras más tú quieres a una persona, sea tu patria, sea tu esposa, sea tu padre, sea tu hijo, más dispuesto tú estas a sacrificarte por esa persona. El valor lo da el amor.”*

El 12 de septiembre de 2019 se cumplieron cuarenta años del regreso a Puerto Rico de los héroes Nacionalistas de 1950 y 1954, luego de largas décadas en prisión: Lolita, Andrés, Irving y Rafaelito, acompañados de Oscar Collazo, sobreviviente del ataque a Casa Blair el primero de noviembre de 1950, en el que murió en combate Griselio Torresola. Los recibió una inmensa multitud abanderada, que desde un primer momento les reconoció como Héroes Nacionales. 

“No me arrepiento ni un solo día. De lo único que me arrepiento es de que no sabía tanto del enemigo como hoy sé. ¡Me hubiera gustado darle más duro todavía! En el balance, me siento complacido. Sobre todo conmigo mismo. Y si tú no te sientes satisfecho contigo mismo, no te vas a sentir satisfecho. Me siento satisfecho porque he cumplido con mi gente y conmigo mismo… Porque hay quienes tienen unas creencias y unas convicciones, pero no se atreven a luchar por ellas… No están dispuestos a pagar el precio. Yo me siento satisfecho en ese aspecto, de que me atrevo a ser yo…y eso me hace feliz…Me sentiría más satisfecho si hubiera logrado junto a otros compañeros y compañeras que Puerto Rico fuera libre. Pero me siento satisfecho conque he cumplido…”*

Rafael Cancel Miranda es el último del grupo de los cinco nacionalistas que nos acompaña. En estas cuatro décadas, Rafaelito ha demostrado que, además de la valentía y el arrojo que le distinguió el primero de marzo de 1954—y aun antes al enfrentar la ley del servicio militar obligatorio, lo que le costó dos años en prisión—es uno de los dirigentes independentistas más importantes, influyentes y respetados de nuestra historia moderna. Un patriota sin par que ha dedicado cada instante de su existencia a la lucha por la independencia de Puerto Rico, la hermandad de nuestro Pueblo y la solidaridad de los pueblos del mundo.

“Que la gente me vea con cariño, y me expresen que se alegran en conocerme, y verme. Pues, me siento satisfecho…y que puedo mirar a aquella jibara a los ojos, porque ella sabe que soy real.”*

Generaciones enteras de nuestro pueblo han experimentado la alegría y el orgullo de contar con héroes nacionales de la talla de Rafaelito, dispuestos a todo con tal de defender la integridad de Puerto Rico y su derecho irrenunciable a la libertad. Su verticalidad, su transparencia, su sentido trascendental de la dignidad, su patriotismo sin límite; todo ello genera un respeto profundo entre la gente, más allá de cualquier consideración.

“¿Cuántos pueden decir que conocieron a Albizu? Conocer a Filiberto, conocer a Corretjer, conocer a Blanca Canales, conocer a doña Rosa Collazo, conocer a gente así, como la que estamos hablando. Conocer a un Fidel, conocer a un comandante Chávez. Esos momentos nada más, son felices. ¿Ves?, esos tú no los encuentras en todos lados.”*

Rafael Cancel Miranda cumple noventa años el próximo 18 de julio, el mismo día en que nació otro ser inmenso, Nelson Mandela. Ese día, como quiera que sea e independientemente de las circunstancias, celebraremos la vida de este querido compatriota, de este gran hermano mayor, de este padre de la Patria; de este –en palabras de nuestro inolvidable Juan Mari Bras, su compueblano mayagüezano— “ser de otro planeta”.

Para Rafaelito, todo nuestro amor y agradecimiento. Toda la alegría de ser hijos e hijas de una misma tierra. Todo el orgullo de estar arropados por una misma bandera.

“Es tanto y tanto el cariño que mi pueblo me ha regalado, que ni viviendo 20 siglos podría yo reciprocarlo. Así que no lo intentaré. Solo lo seguiré amando con toda la fuerza de mi ser, lluevan flores o lluevan rayos.”*

*Palabras de Rafaelito en Pito, Entrevista íntima a nuestro Héroe Nacional Rafael Cancel Miranda, libro del autor, 2014. 

Otras columnas de Julio A. Muriente Pérez

martes, 10 de marzo de 2020

Estadidad no y no

Los anexionistas no acaban de entender que la estadidad no es un derecho, sino una prerrogativa soberana y unilateral de Estados Unidos, dice Julio Muriente Pérez

viernes, 28 de febrero de 2020

Lo peor en el caso de Alexa

Lo peor de todo es que no reconozcamos que es la sociedad en su conjunto la que está enferma. Que con Alexa y otros tantos, todos y todas morimos un poco cada día, escribe Julio Muriente

jueves, 6 de febrero de 2020

Entre el Super Bowl y el discurso de Trump

Aquello fue un acto subversivo. Un genial operativo para entrar a las casas de decenas de millones de estadounidenses y plantar una bandera que no se supone que exista, dice Julio Muriente Pérez

💬Ver 0 comentarios