Bárbara I. Abadía-Rexach
💬 0

Raíces olímpicas

Nuevamente, el deporte sirve de escenario para hablar sobre qué es ser puertorriqueña o puertorriqueño. Esta vez, los Juegos Olímpicos Río 2016 han reavivado el debate sobre la identidad nacional de las puertorriqueñas y los puertorriqueños.

Se disparan los prejuicios y las presunciones cuya base es la ignorancia. Hay una tendencia a asumir que se es puertorriqueña o puertorriqueño solo si se nace en Puerto Rico.

A mucha gente, se le olvida que el lugar de nacimiento es un accidente. Nadie elige dónde desea nacer; mas cada persona tiene el derecho a decidir de dónde es, cuál es su lugar o cuáles son sus lugares.

La identidad nacional no es exclusiva, singular y única; bien puede ser múltiple, variada, plural y diversa. La identidad nacional no se circunscribe a un espacio geográfico únicamente. Tampoco, se limita a una representación o abanderamiento.

Si bien es cierto que las puertorriqueñas y los puertorriqueños tienen un conjunto de rasgos que les caracterizan como colectividad, no todas las personas asumen su nacionalidad puertorriqueña de la misma manera.

Valorar quién es más o menos o no es puertorriqueña o puertorriqueño supone una visión miope.

En el caso de Puerto Rico, podría decirse que impera un “multinacionalismo neoliberal”. Por un lado, se celebran las raíces y la, comúnmente, llamada mezcla; por el otro, se rechazan y se demonizan otras ecuaciones de lo que implica la puertorriqueñidad en un sentido amplio.

La tenista Beatriz ‘Gigi’ Fernández, quien representó a Estados Unidos en los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992 y Atlanta 1996 y ganó medallas de oro, nació en Puerto Rico.

La tenista Mónica Puig Marchán nació en Puerto Rico, vive en Estados Unidos y representó a Puerto Rico en las Olimpiadas Río 2016. Puig se convirtió en la primera mujer y la primera puertorriqueña en obtener una medalla de oro en los Juegos Olímpicos.

La joven gimnasta Laurie Hernández no nació en la isla, pero reconoce su ascendencia puertorriqueña.

El luchador olímpico Jaime Yusept Espinal Fajardo nació en República Dominicana; sin embargo, obtuvo una medalla de plata en Londres 2012 y continúa representando a Puerto Rico en las Olimpiadas Río 2016. Espinal fue seleccionado unánimemente como abanderado de la delegación puertorriqueña.

La identidad nacional puertorriqueña no debe ser un sello que se adjudica discriminadamente. La identidad nacional puertorriqueña debe ser una elección individual. A quienes autoproclaman su identidad nacional como puertorriqueña –aquí o allá- hay que respetarles.

Por su parte, la prensa española ha destacado las raíces catalanas de la medallista de oro puertorriqueña, Mónica Puig Marchán. Seguramente, Mónica comparte las raíces españolas con muchísimos atletas del Caribe Hispano, América Latina…

Merece la pena celebrar a las mujeres y a los hombres atletas y festejar los triunfos que regalan a las tierras que han escogido. A fin de cuentas, las raíces olímpicas son rizomáticas.

Otras columnas de Bárbara I. Abadía-Rexach

miércoles, 7 de noviembre de 2018

Maldito cáncer

Bárbara Abadía Rexach narra su experiencia al descubrir, "por curiosa y desobediente", el reporte sobre diagnóstico de cáncer dirigido a su progenitora

jueves, 25 de octubre de 2018

La sociedad cisgénero

La antropóloga Bárbara Abadía Rexach comenta sobre el plan Trump de asociar la identificación de género con la genitalia con la que nacen las personas

miércoles, 10 de octubre de 2018

Pleitesía a los amos violentos

La antropóloga Bárbara Abadía Rexach argumenta sobre la violencia presente en el clasismo, machismo, racismo, xenofobia, homofobia y otras acciones que, en Puerto Rico, y en otros países, surge del poder con el que unos pocos controlan a la mayoría.

jueves, 27 de septiembre de 2018

Inequidades

La antropóloga Bárbara Abadía Rexach argumenta sobre el impacto social de la inequidad en Puerto Rico, exacerbada tras el paso del huracán María

💬Ver 0 comentarios