Robert Rodríguez

Tribuna Invitada

Por Robert Rodríguez
💬 0

Rally Cat: La última noche de campeonato en el Solá

“Blackie”. Así se llamó mi primer gato y claro, era un negrito precioso. El tipo me enseñó aprender a respetar, querer y, sobre todo, a entender a los felinos. Se me fue más rápido de lo que hubiese querido.

Trabajando en múltiples facetas con los Criollos de Caguas en la temporada 2015-2016, y buscando darle un giro a una mala racha de los Criollos, se me ocurrió crear al “Rally Cat”. Entendí que si los Anaheim Angels habían tenido un “Rally Monkey” (y les había funcionado), nosotros en Caguas podíamos tener a nuestro “Rally Cat”. 

Me senté inmediatamente con  “Moody” Meléndez, uno de los tipos más creativos y talentosos que conozco (nos operaba la pizarra del Solá y se encargaba de los vídeos, grabaciones, ediciones y pautas comerciales). Le comuniqué que quería un “gato negro” en la pizarra del estadio, en cualquier momento, tarde en el juego, donde los Criollos estuviésemos en/o necesitados de un rally.

Moody, en su privilegiada mente creativa, se puso a trabajar y me consiguió unos vídeos. Hizo un clip de 30ss con música “upbeat” de gatos haciendo de las suyas y tenía como “highlight” a un “negrito” maullando agresivamente al final…Y Creamos a Blackie, el Rally Cat. 

La temporada 2015-2016 llegó a su fin, sin los Criollos cualificar a la final, pero “Blackie, el Rally Cat Criollo” estaba listo para llevarnos al campeonato.

Arrancó la temporada 2016-2017 con nuevo dirigente, nuevo gerente general y grandes deseos de ganar el campeonato 17. “Blackie” aparecía en pantalla la mayoría de las noches y ya los fanáticos lo esperaban (y muchas veces nos ayudó a ganar). Los Criollos cualifican y llegaron a la final contra los Cangrejeros de Santurce. Cada juego fue una batalla campal, ambos equipos dando el todo por el todo. 

Nuestro equipo llegó a la noche del 25 de enero de 2017 (8vo. juego de la Serie Final) con la oportunidad de ser campeones y hacerlo en casa, frente a nuestra gente. Más de 10,500 personas abarrotaron el estadio. Esa noche “Blackie” se personó al estadio e hizo “magia”.

Previo al juego, decidimos retirar el #7 de Iván Rodríguez y que él hiciera el lanzamiento de honor. Le entregamos una camiseta con su número, develamos un paño gigantesco con su imagen en el “right field” y procedimos a tocar los himnos. 

Terminan los himnos y Moody me envía un text por el celular, con una foto de un gato negro sentado en el “right field” del Solá durante los himnos. El mensaje decía: “We Got This”!

El resto es historia…. Nuestro “Rally Cat” se presentó y personó por última vez en el Solá esa noche y acompañado de unos “Angels in the Outfield” hicieron de las suyas (igual que en la película de Disney). Dos de ellos entretuvieron a Juan Silva, un sólido jardinero y excelente pelotero en el “fly” que se le cayó y  después una “angelita” se encargó de patear la bola del hit de Henry Ramos, que Silva atacó de frente y falló para coronarnos Campeones.

¿Casualidad que el gato negro de haya sentado en el right field, donde a Silva se le escapó la bola del batazo de Henry? La película de Disney tiene como protagonistas a los Angeles de Anaheim y de allí es la idea promocional de nuestro “Rally Cat”. ¿Casualidad o causalidad? Nunca lo sabremos, pero es delicioso especular.

De lo que sí estoy seguro es que quien único sabía que allí no se iba a jugar más era el Universo, que nos permitió disfrutar por última vez de un estadio repleto de fanáticos como cuando jugaba Paige, Aaron, Clemente, Cheo, Pagán, Clemente, disfrutando del béisbol profesional. No importa qué, ¡Caguas siempre sabrá a béisbol!

Otras columnas de Robert Rodríguez

💬Ver 0 comentarios