Orlando Parga

Punto de vista

Por Orlando Parga
💬 0

Reapertura a lo boricua

La pantalla del televisor es la ventana que nos permitió ver de cerca en primer plano el zarpazo bestial del virus por todas las latitudes del planeta, así como diferenciar la respuesta civilizada, sensata y humana versus la imprudente que contribuyó a la muerte de 333,275 seres humanos. Como en los relatos bíblicos de las calamidades con las que Dios reprendió al Hombre, el poderío económico, político y militar abatido e impotente ante la fuerza invisible de la pandemia. Las culturas más sofisticadas y antiguas – España, Italia, Francia, Inglaterra, Alemania – desconcertadas, sin entender aún la catástrofe que les abatió; los dirigentes políticos más arrogantes – Trump, Putin, Boris Johnson, Bolsonaro – todavía aferrados a conducta criminal que martiriza sus pueblos.

La pantalla del televisor pudo sacarnos del carapacho insular, aunque no del típico vampirismo politiquero. Mientras buscones o profiteers internacionales y oportunistas nativos buscaron lucrarse de la desgracia traficando pruebas médicas fatulas, respiradores inadecuados, mascarillas y guantes defectuosos, y el presidente Trump mercadeaba su hydroxychloroquine, acá montaron una patética investigación legislativa como intentona para tumbar de papeleta y sacar del medio, involucrando y criminalizando a la gobernadora que desesperadamente buscaba formas y maneras de enfrentar la pandemia. Para complicarlo, descubrieron la ciencia de la ‘sabetodología’: políticos, analistas y comunicadores asumiendo roles de científicos, médicos y salubristas sembrando desconcierto en la opinión pública y exacerbando resabios de unos contra otros.

La verdad es que, cuéstele trabajo reconocerlo a algunos, estuvimos entre los primeros en cerrar precavidamente, salvamos miles de vidas y somos entre los últimos en reabrir tras unos setenta días de ejemplar enclaustramiento. ¡Hasta eso crea controversia! Ah, que la gobernadora no tenía mascarilla cuando habló, el secretario de Salud se ausentó porque estaba disgustado, no se sabe cuántas pruebas, puedo bañarme en la playa, pero no jugar tenis, ¡ay Dios! No se cansan de criticarlo y desacreditarlo todo. Siembran la suspicacia y alimentan la controversia mientras la vacuna no aparece y el dichoso coronavirus prepara la segunda vuelta.

¡Léeme boricua! El enemigo no está vencido. Vive flotando en el aire que respiramos, está al acecho de tu descuido para infectarte. La gobernadora Wanda Vázquez otra vez lució magistral domando las presiones económicas que pretendían abrir de sopetón las puertas de par en par.  Contrario a otras jurisdicciones desmandadas en reapertura en Puerto Rico actuamos sabiamente. Y mientras el gobierno hace lo suyo para protegerte, te corresponde a ti hacer lo tuyo con disciplina y extrema prudencia. ¡La salvación es tuya!

Otras columnas de Orlando Parga

domingo, 17 de mayo de 2020

La estadidad sí o no

Orlando Parga favorece la consulta sobre estadidad propuesta por el PNP durante los comicios generales de noviembre 2020

viernes, 15 de mayo de 2020

El hueso de Grijalva

Los derechos nunca llegan como pétalos de flor volando en el aire… hay que trabajarlos, sudarlos y pelearlos, escribe Orlando Parga

jueves, 14 de mayo de 2020

El apellido americano

De todas las influencias que nutrieron a lo ancho de los siglos el desarrollo histórico de Estados Unidos y Puerto Rico, la que siempre requerirá mantenimiento es la fibra moral y ética que nos diste de la perversidad, plantea Orlando Parga

💬Ver 0 comentarios