Antonio Pérez Aponte

Tribuna Invitada

Por Antonio Pérez Aponte
💬 0

Receta para el desastre

El aspirante a la gobernación, Ricardo Roselló Nevares, tiene dos propuestas aparentes. Detrás de ellas está el compromiso de pagar la deuda sin rescate del gobierno federal. Habría que preguntarle si los bancos deben rescatarse y Puerto Rico no.

En un artículo publicado el pasado octubre en la revista Forbes de Estados Unidos, Roselló presenta una propuesta que mercadea como si fueran dos y me explico.

Para consumo puertorriqueño, Rosselló habla de las estrategias relacionadas con el objetivo de reestructurar el gobierno. Estas son: 1) reducir la estructura administrativa reubicando empleados para evitar despidos, 2) implantar el sistema de presupuesto base cero y 3) transformar los procesos y la eficiencia del gobierno mediante el uso de tecnología.

La primera y tercera estrategia corresponden a la tendencia que se ha estado implantando en Puerto Rico desde hace muchos años. Respecto a la segunda estrategia, el gobierno de Puerto Rico implantó el sistema de presupuesto base cero por primera vez en el año fiscal 1979-1980. En la calle se desconoce que ninguna de estas estrategias es nueva.

Pero Roselló tiene cuidado de evitar traer a discusión, en los foros de Puerto Rico, los objetivos en el lenguaje de donde emanan sus estrategias porque dichos objetivos son para consumo de clientes de Estados Unidos. Estos son: 1) desmantelar el gobierno porque es costoso e inefectivo, 2) implantar una reforma fuerte y real de libre mercado que se abra a la economía y genere empleos y 3) colaboración entre el gobierno de Puerto Rico y el gobierno federal para la administración de la deuda.

Reducir en 70% el costo y la estructura administrativa del gobierno como propone, sólo es posible con su propuesta desmantelación y el despido de miles de empleados. Música para los oídos de los acreedores, sin necesidad de abundar en las consecuencias económicas que tendría para una economía en contracción. Su segundo objetivo termina por abanderarlo con la privatización y las políticas neoliberales, como si éstas fueran novedad y hubiesen tenido éxito en Puerto Rico. Con el tercer objetivo abdica antes de gobernar y sentencia a muerte la única autonomía del Estado Libre Asociado para ejecutarlo con una posible junta de control fiscal federal como verdugo.

La propuesta de estrategias con que Roselló mercadea su candidatura en Puerto Rico suena grandilocuente, pero es inconsecuente porque se ha hecho. La propuesta de objetivos con que se vende en Estados Unidos es una receta para el desastre.

Otras columnas de Antonio Pérez Aponte

martes, 9 de octubre de 2018

El dilema de nuestro status

El planificador Antonio Pérez Aponte argumenta sobre el dilema del estatus politico de Puerto Rico

💬Ver 0 comentarios