María de Lourdes Lara

Tribuna Invitada

Por María de Lourdes Lara
💬 0

Reclamo generacional

S on sobre 800,000 ciudadanos y ciudadanas. Si se juntan y organizan, podrían formar el movimiento más sólido que haya tenido el país en décadas. Podrían decidir las próximas elecciones, cambiar por completo a Puerto Rico. Son los que están, ahora mismo, en su momento más productivo: para estudiar, trabajar, formar las nuevas generaciones; repoblando las ciudades, creando y llenando de vida a cada comunidad. Son los jóvenes entre los 18 y los 34 años. Esos que, decimos, queremos sean el futuro y la esperanza de esta tierra.

Sin embargo, 64 de cada cien de estos jóvenes emigra a otros países buscando trabajo, una buena educación o un lugar seguro donde criar a sus hijos e hijas. Es el porciento más alto de todas las personas que se van todas las semanas del país. Casi la mitad de todos estos jóvenes entre 18 y 34 años, o el 47%, vive bajo niveles de pobreza. ¿Cómo asegurar la productividad y la creatividad en esta generación, si de inicio son y serán pobres? Muchos luchan por conseguir uno o dos empleos, mientras estudian y forman familia. ¿Incentivos? Ninguno. Sólo se incentiva el que sigan huyendo, pues no son prioridad para ninguno de los sectores, para ningún partido, para nadie.

Representan el doble de desempleados y desempleadas, o el 25%; aún cuando son la población con el potencial mayor de productividad a corto, mediano y largo plazo. Son los que podrían nutrir las arcas de las pensiones de retiro, pagar impuestos, comprarse una casa o pagar los estudios de sus niños.

En fin, contribuir a la riqueza y exportar su conocimiento para traer abundancia en la economía, la cultura y la salud. Pero la oferta para ellos y ellas, ahora mismo, es la dependencia, la economía informal y la ilegal; el sub-empleo, el trabajo a tiempo parcial, sin beneficios marginales de ningún tipo, incluido no tener derecho a un plan médico para ellos y su prole.

Y para colmo de colmos, desde hace unos meses, se propuso por la firma Krueger y luego por la Cámara republicana, eliminar el derecho a un salario mínimo de $7.25 la hora, a los trabajadores de 25 años o menos.

Como si faltara más, para acabar de hundirlos o darles el empujón a que se vayan y dejen despoblada la isla, son la población más vulnerable a la violencia doméstica y al homicidio.

A pesar de toda esta exclusión, de esta inequidad, de este desprecio a los únicos y únicas que ahora podrían hacer algo para sacar al País adelante, quedan más de 800,000 que todavía están latiendo en cada uno de los 78 municipios. Muchos de ellos declaran que no se van, que quieren construir un nuevo país, gritar fuerte sus propuestas y proyectos, sembrar y cosechar semillas en el presente.

Hace más de un año que recogemos esa voz, esa visión y esa necesaria presencia de los jóvenes en la discusión de asuntos públicos. Ellos y ellas se reúnen, investigan, acuerdan proyectos y se insertan en las soluciones , más que en las quejas.

Hace poco que inauguran un espacio para sumar jóvenes como ellos, para educarse, para investigar, para proyectar su voz con fuerza; para construir país. SomoselAhora se ha convertido en el primer observatorio ciudadano para jóvenes entre los 18 y los 34 años en Puerto Rico. Funciona desde una plataforma digital y pretende conectarse con todos los jóvenes de Puerto Rico.

Quieren ser la voz autorizada que siempre han debido ser. Es el reclamo generacional. Ya no son el futuro.

Otras columnas de María de Lourdes Lara

jueves, 8 de noviembre de 2018

¿En qué invertimos nuestras resistencias?

La profesora María de Lourdes Lara argumenta sobre las concepciones del poder y cuestiona si los puertorriqueños combaten lo que nos destruye o lo que les fortalece

viernes, 5 de octubre de 2018

Concertación regional

La profesora María de Lourdes Lara defiende modelos de efectividad probada centrados en equidad, seguridad social, ambiental y de salud pública necesarios en la reconstrucción del país

viernes, 7 de septiembre de 2018

La última libertad humana

La sicóloga social comunitaria María de Lourdes Lara reflexiona sobre la importancia de conversar, con pausa y respeto, y de elegir por la humanidad en tiempos turbulentos de carencias y sometimientos.

💬Ver 0 comentarios