Annie Mayol

Punto de vista

Por Annie Mayol
💬 0

Recomendaciones para estimular la economía y las pymes

Las organizaciones Foundation for Puerto Rico, Grupo Guayacán, Centro para Emprendedores, Piloto 151, ConPRmetidos y Causa Local fueron co-autoras de esta columna.

El mundo está pasando por un momento que no tiene precedentes claros en la memoria moderna: una pandemia global. Puerto Rico no está ajeno a las epidemias. Hemos sobrepasado el dengue, el chikungunya y recientemente el zika. Este último ocasionó pérdidas significativas en la Isla durante el 2015, como por ejemplo, la industria turística perdió $56 millones en nueve meses.

El coronavirus (COVID-19) continuará expandiéndose a través de la geografía mundial y sabemos que tendrá un impacto social y económico sustancial; lo incierto es su magnitud y duración.

Los cerca de 45,000 pequeños negocios en Puerto Rico son la base de nuestra economía, cubren una gran variedad de industrias y representan el 80% de los trabajos del sector privado. Estos negocios han sufrido golpes fuertes que van desde una década de recesión económica, la quiebra del gobierno, los huracanes del 2017, los terremotos y ahora esta pandemia. Resulta crucial para nuestra economía, salud y bienestar social, que apoyemos de forma contundente a esos emprendedores y dueños de negocios, quienes dejan todo sobre la mesa día a día para llevar el pan a sus familias, crear empleos y servir a sus clientes.

Los coautores de este escrito somos un grupo de organizaciones que trabajamos activamente desarrollando y apoyando el quehacer empresarial local, y este momento hacemos las siguientes recomendaciones al gobierno de Puerto Rico:

1. Fondo de Emergencia – se debe proveer acceso a un fondo de emergencia para negocios locales:

a. Recomendamos suplir efectivo para que los negocios se mantengan a flote. Este fondo debe ser accesible de manera ágil utilizando las instituciones financieras y organizaciones sin fines de lucro para facilitar su implementación y desembolso. El apoyo debe estar acompañado de asistencia técnica que les provea las herramientas para enfrentar la situación.

b. Los municipios deben asignar un por ciento de sus fondos CDBG que reciben anualmente para apoyar a los negocios locales, como hizo la ciudad de Seattle.

2. Moratorias – Aprobar una moratoria por los próximos 90 días a los pagos de impuestos sobre las ganancias y deudas existentes en Hacienda o el CRIM, que tengan los negocios de hasta un millón de dólares o a los d/b/a (individuos) con hasta $150,000, sin cobrar intereses ni multas; como está haciendo el gobierno federal.

3. Inclusión – Procurar que Puerto Rico se incluya en el estímulo federal inmediatamente. No podemos permitir que se discrimine en contra de los 3.3 millones de ciudadanos americanos que residen aquí.

Estamos dándole un fuerte golpe a la economía para evitar la pandemia. Estos no son tiempos normales y las soluciones, especialmente a nivel de gobierno federal y estatal, tampoco pueden serlo si aspiramos a que tengan un verdadero impacto.

Es momento de ser ágiles, de recudir la burocracia gubernamental y de hacer todo lo que esté a nuestro alcance para apoyar la actividad empresarial local. Históricamente, los empresarios han sido el motor de nuestra economía y lo serán una vez superada la pandemia. ¡Apoyémoslos!


Otras columnas de Annie Mayol

💬Ver 0 comentarios