José M. Medina Montes

Punto de vista

Por José M. Medina Montes
💬 0

Reconstrucción en son de paz

Hay un conocido chiste, bien mongo por cierto, en el que aparece en escena un centinela que da un grito de aviso: “Mi capitán, que vienen los indios”. Y este riposta preguntando: “¿Vienen en son de paz o de guerra?” Y el centinela contesta: “Parece que vienen en son de fiesta, porque están todos pintados”.

Pues fuera ya de bromas, nos tendríamos que quedar con la expresión “en son de paz”, porque es algo que Puerto Rico necesita urgentemente en todas las áreas: política, económica, empresarial, cívica y social. Lo de este “son de paz” puede resultar bonito de oír, cual música celestial, pero quizá pensemos que es utópico lograr ese clima de paz que el pueblo anhela.

Y para lograrlo puede haber una fórmula “mágica” que podría resumirse en dos palabras: diálogo constructivo. Y este debería sazonarse con una cierta dosis de solidaridad. Sin embargo, el mencionado diálogo no es fácil de conseguir. Algunos parecen decir que les encanta el diálogo, pero que lo que no les gusta es que los interrumpan. Y así no se podría ir muy lejos.

Pero hay muchas personas –entiendo que son la mayoría– que sí tienen la capacidad y el deseo de entablar un diálogo constructivo, que sirva de puente entre posiciones aparentemente irreconciliables. Y esto en todas las áreas que antes mencioné, empezando por la política, en la que es especialmente necesario que se actúe en son de paz, y dejando entrar en acción a la solidaridad que lleve a pensar primero en Puerto Rico antes que en sí mismo.

Si se logra el apuntado y apetecido clima apacible, será más fácil la reconstrucción necesaria también en lo económico. Este clima puede generar la necesaria confianza por parte de los organismos federales, para que fluyan hacia acá los fondos ya aprobados tras María. Aquí cabría añadir que no se olvide en esta reconstrucción el pensar en el futuro, que sea un pensar en grande, que vaya más allá de reparar lo destruido, aunque esto ha de hacerse también y con celeridad.

Con el repetido son de paz, un poco de solidaridad y el necesario diálogo, todo junto, y añadiendo la buena voluntad y pensando en el bien común, podríamos tener una buena receta para “cocinar” y continuar la reconstrucción del país. 

A todo esto podría ayudar el que “casi” se vislumbra en el horizonte el alegre ambiente de las ya “inminentes” navidades.


Otras columnas de José M. Medina Montes

💬Ver 0 comentarios