Ana Helvia Quintero

Tribuna Invitada

Por Ana Helvia Quintero
💬 0

Recuperar la esperanza de mejorar el aprendizaje

En el Puerto Rico de hoy nos sentimos abrumados por los problemas. El área educativa no es excepción. Ahora bien, junto a los problemas que nos abruman, múltiples iniciativas positivas presentan alternativas, ideas y nuevas concepciones educativas que deben ser motor para mejorar el aprendizaje de los estudiantes. Debemos comenzar reconociendo estas iniciativas, partir de ellas, y así motivar un deseo de trabajar por superar las dificultades.

Uno de los problemas recientes del sistema educativo es que se ha priorizado en resolver los problemas administrativos, lo cual es importante, pero ha llevado a decisiones muy dolorosas que han creado mucho resentimiento y desánimo. Tenemos que invertir el proceso; motivar el sistema en buscar alternativas educativas y en el camino se verá la necesidad de los cambios administrativos.

Por ejemplo, en la búsqueda de alternativas educativas se verá la variedad de realidades de las escuelas. Se necesitan entonces caminos diversos para lograr las metas educativas. El nivel central del Departamento de Educación no tiene entonces que entrar en los detalles de desarrollar un modelo único, sino permitir que las regiones apoyen a las escuelas en la búsqueda de su alternativa. El nivel central entonces, al reducir su tarea, debe disminuir en tamaño y personal. En este respecto es importante dar seguimiento al proceso de reorganización del Departamento de Educación que inició la Dra. Julia Keleher que va en esta dirección.

Al priorizar en la búsqueda de opciones educativas hay que reconocer lo importante y complejo de la tarea. La educación es fundamental para nuestro desarrollo social y económico. Tenemos que unirnos todos para desarrollar un sistema educativo que esté a la altura de las necesidades actuales.

Por esto, el nuevo secretario no puede ser una persona cuyo móvil principal sea la política partidista. Es necesario incorporar y promover el talento sin importar el partido político de la persona. El nuevo líder también tiene que entender la educación como parte de un ecosistema más amplio y que llevar a cabo la agenda educativa requiere alianzas con las otras ramas públicas, las universidades, empresas, comunidades.

Por ejemplo, el sistema educativo tiene que estar pensando en las áreas de desarrollo económico del futuro. Ir preparando a los estudiantes para ese nuevo mundo. Para esto es necesario estar en conversación constante con las empresas y con las universidades para analizar cómo preparar a los estudiantes para ser emprendedores y trabajadores en la nueva economía.

Otro de los grandes retos que tiene el sistema educativo es apoyar a romper el círculo de la pobreza. Como argumenté en un artículo anterior, para esto debemos desarrollar las escuelas en áreas de pobreza en Centros Comunitarios de Servicios Sociales. Esto requiere el trabajo coordinado entre diversas agencias del gobierno, con la comunidad, con las empresas.

Se necesita pues un líder que pueda motivar al personal del sistema en la búsqueda de estas nuevas alternativas y para su desarrollo crear alianzas con los múltiples actores que inciden en el desarrollo saludable de nuestros estudiantes.

Otras columnas de Ana Helvia Quintero

💬Ver 0 comentarios