Raúl A. Pérez Rivera

Tribuna Invitada

Por Raúl A. Pérez Rivera
💬 0

¿Reducir o aumentar los recintos de la UPR?

En estos días hemos escuchado a candidatos a la presidencia de la Universidad de Puerto Rico y a su Junta de Gobierno, opinar que en el futuro se debe incrementar o reducir el número de recintos.

Ninguna de las dos opciones es la más apropiada. Se podría argumentar que tres recintos de la UPR en el área metropolitana son demasiados. Sin embargo, cada uno de estos tiene programas muy particulares y especializados que no se ofrecen en otros recintos. Por otro lado, hay suficiente demanda estudiantil para realizar estudios en dichas instituciones. Cerrar recintos, a quienes único beneficia, en estos momentos, son a las universidades privadas que están en continua lucha por atraer estudiantes. Nada más hay que ver la cantidad de anuncios por radio, prensa y televisión, tratando de reclutar a estudiantes.

Estoy de acuerdo con que en el sistema de la UPR hay programas virtualmente repetidos en cada recinto. Muchos de estos ameritan que se pongan en moratoria. No obstante, deben sustituirse por programas que llenen necesidades inmediatas del mundo laboral, particularmente de nuestra Isla.

Estos nuevos programas deben tener cursos que les permita a los egresados desarrollar sus propios trabajos. La nueva generación de estudiantes lo que quiere son programas interesantes, versátiles, que les permitan producir un impacto inmediato en su entorno y ganar buen dinero. Ir a una universidad con el principal objetivo de aprender cosas nuevas y tener una amplia educación, ha dejado de ser la razón primordial de estudiar. A modo de ejemplo, muchos estudiantes de ciencia se cuestionan por qué tienen que tomar cursos en artes liberales, y viceversa.

Se ha hablado de ampliar los ofrecimientos de la UPR para tratar de atraer estudiantes del exterior, y así traer fondos adicionales. Ya es hora de que los recintos pequeños que tienen el personal y las instalaciones para ofrecer programas graduados lo hagan.

El área de Ciencias de Humacao, pese a tener excelente personal e instalaciones para investigaciones, lleva años solicitando los permisos para ofrecer programas graduados y una y otra vez la Administración Central le ha puesto obstáculos. Pudiéramos subsanar la necesidad de maestros especializados en ciencias.

Por otro lado, un número considerable de puertorriqueños que trabajan necesitan maestrías para escalar mejores posiciones en su taller laboral. Programas graduados nocturnos serían de gran aceptación y producirían mejores o nuevos empleos.  Curiosamente, instituciones privadas con menos recursos han establecido programas de maestría y hasta doctorales. 

Otras columnas de Raúl A. Pérez Rivera

lunes, 10 de septiembre de 2018

Del Garadiabolo a la Gárgola

Raúl A. Pérez Rivera explica trasfondo de relatos curiosos sobre “animales raros” bautizados como el Garadiablo en Fajardo y el Vámpiro de Moca, que cobraron popularidad en el pasado, al igual que ocurre al presente con la Gárgola de Barceloneta

💬Ver 0 comentarios