Nelson Canals

Tribuna Invitada

Por Nelson Canals
💬 0

Reforestar a Puerto Rico

El día del huracán María desperté con mi tierra devastada, los arboles huérfanos, alzando sus mutiladas ramas al cielo. Los cultivos de plátanos, guineos, yucas, llames otros frutos menores quedaron destrozados. Observe con asombro y ternura dos arbolitos que sobrevivieron. Escuché un coquí con alegría y vi un colibrí revoloteando entre el verdor trochado. Me llenaron de esperanza, la Madre Naturaleza comenzó de inmediato su recuperación.No obstante, se me apretó el alma al pensar que tomará decenas de años para que el bosque se recupere. Recordé que la cubierta forestal de la tierra es la base de la red alimentaria. La destrucción de esa red afectará todos los cultivos y por consiguiente se reducirán los alimentos. La crisis alimentaria debido a nuestra extrema dependencia de la importación de alimentos de seguro se agudizará.

Cuando miré las cuencas de las montañas noté las grandes grietas por donde bajaron las corrientes de agua. La fractura de la cubierta forestal agravará la erosión lo que el aumentará el sedimento en los lagos y represas. Por otro lado, las inundaciones serán mayores. Esto pondrá en peligro muchas viviendas y limitará nuestros abastos de agua.

Por eso la tarea inmediata y primaria de los agricultores, agrónomos, ambientalistas y los amantes de nuestra tierra Borincana es la reforestación sistemática de nuestras cuencas hidrográficas y del campo en general. Necesitamos un movimiento masivo para reforestar y sembrar. Debemos fundar la zapata orgánica sobre la cual revivir nuestra agricultura. Para construir un nuevo país, sustentable, es necesario desarrollar una seguridad alimentaria fundada en una agricultura autosustentable.

Agraciadamente puedo, en unión a mis vecinos, aportar nuestro puñado de tierra a este proyecto agroforestal. Por la Gracia de Dios soy mayordomo de 37 cuerdas de terreno boscoso en la Sierra de la Pandura en Yabucoa. Por los últimos tres años hemos estado desarrollando un proyecto para la restauración agrícola y social. Desafortunadamente perdimos nuestro hogar y todos los cultivos. Queremos ayuda para continuar este proyecto que propone reforestar y sembrar nuestra campiña.

No rechazamos ayuda económica, pero preferimos apoyo social y moral. Invitamos a todos aquellos que sientan el llamado de nuestra tierra a unirse a este proyecto. Aquellos, individuos o familias, que quieran iniciarse en el cultivo y conservación de nuestra tierra solo necesitan comunicarse con nosotros y les facilitaremos un predio de terreno para su usufructo. Pueden escribir a [email protected]

Otras columnas de Nelson Canals

💬Ver 0 comentarios