Marcia Rivera

Tribuna Invitada

Por Marcia Rivera
💬 0

¿Reforma educativa o ruina social?

La educación no es solo un derecho humano fundamental sino un bien público, por el carácter de activo que tiene en cualquier sociedad. Por ello, definir, construir y consolidar un sistema educativo efectivo, que genere valores y conocimiento para que una sociedad florezca, es de las tareas más delicadas y complejas que existen. Un error de juicio; una asignación de recursos insuficientes para metas trazadas; un diseño institucional sin fundamento sólido; o una imposición legal sin aval de quienes deben participar en el proceso, puede definir el futuro de toda una sociedad.

El proyecto de ley de “reforma educativa” que ha anunciado el gobernador de Puerto Rico es aterrador. Lo ha gestado sin un diagnóstico cabal; sin consulta y diálogo con los actores principales de la educación; sin evaluar la gran cantidad de experiencias exitosas al interior del propio sistema; y sin considerar los estudios y las recomendaciones que desde hace años vienen haciendo expertos y organizaciones diversas del País. Pero, sobre todo, lo anuncia sin articular esa iniciativa con otras acciones prioritarias que se requieren para atender la multidimensional crisis que enfrentamos.

Cuando todo es grave y urgente, precisamos cuatro cosas para salir adelante: un diagnóstico de la complejidad e interrelación de los problemas; prioridades claramente establecidas; una estrategia sinérgica para atender en simultáneo objetivos diversos; y un cronograma realista. La propuesta anunciada carece de esos elementos y amenaza con masacrar al sistema educativo de Puerto Rico, tal como sucedió con el de salud hace unos veinte años.

La propuesta es avasalladora y sin sentido; ni siquiera parte de un acuerdo social sobre el marco general de la educación que necesitamos y sobre la estructura idónea del sistema a crear. Las premisas sobre las cuales se asienta son cuestionables, dada la evidencia que existe sobre los resultados de las escuelas chárter, la efectividad de los vales educativos y el impacto de la desregulación del sector.

Este modelo de educación ha sido estudiado a fondo por centenares de educadores en los Estados Unidos. Muchos concluyeron que la expansión de las escuelas chárter ha exacerbado las desigualdades desde la infancia; que crecientemente los alumnos son segregados por estatus económico, color de piel, idioma y discapacidades. Otros señalan que es falsa la alegación de libre selección de escuelas porque la realidad es que la admisión se hace por loterías. Otras investigaciones comprueban que no hay diferencias significativas en desempeño escolar entre esas, las públicas y las privadas y se ha documentado que a las chárter el gobierno da 36% menos de presupuesto por alumno que a una pública.

Los sistemas de rendición de cuentas de estas escuelas han sido muy débiles, confirmándose centenares de casos de fraude en los Estados Unidos. Al poder operar escuelas chárter “temáticas”, sectores religiosos vinculados al capitalismo más voraz están introduciendo la religión en éstas como si fueran escuelas privadas, y con ello visiones y currículos que no suelen estar basados en evidencia científica. Claramente, las chárter no son la varita mágica de la educación.

En la actual coyuntura de Puerto Rico la improvisación no tiene cabida. Tampoco es aceptable ningún programa o reforma que pueda significar un aumento en la ya imponente desigualdad social que tenemos. No hay nada en la propuesta de “reforma” que garantice que el proceso educativo mejorará; más bien es garantía de que en el futuro cercano ya no tengamos país porque hemos sembrado y cosechado la ruina social.

Otras columnas de Marcia Rivera

viernes, 31 de agosto de 2018

Educación y desarrollo humano

La socióloga Marcia Rivera plantea que para que el proceso educativo en la isla sea óptimo se precisan políticas dirigidas a eliminar la pobreza, la adversidad y la inequidad

viernes, 10 de agosto de 2018

Miles de familias sin techo y tantas casas vacías

La profesora Marcia Rivera plantea propuestas para atajar el déficit de viviendas, atender las nuevas necesidades habitacionales y crear soluciones innovadoras y costo efectivas ante los cambios demográficos y otras nuevas necesidades del país

miércoles, 11 de julio de 2018

El país necesita un proyecto común

La socióloga Marcia Rivera dice que el liderato público debe trabajar en un proyecto común para Puerto Rico, con participación de la gente

💬Ver 0 comentarios