Ana Teresa Rodríguez Lebrón
💬 0

Reinvención pública

A comienzos de la década de 1990, la administración pública sostuvo un idilio con propuestas que promovían la reestructuración gubernamental, amparada en conceptos como “reingeniería” y “gobernanza”. No existió institución académica ni mensaje de estado que no estuviera predicado en un llamado a la eficacia, transparencia y sinergia. En Estados Unidos, teóricos como David Osborne y Ted Gaebler se convirtieron en una suerte de celebridad cuya presencia era sinónimo de estar avant-garde. ¡Había que reinventar con carácter de urgencia!

La reingeniería del gobierno proponía, grosso modo, la privatización de muchos de los servicios que ofrecía el Estado, buscando así neutralizar al leviatán burocrático. Como parte del fracaso gubernamental se identificaba, entre otras variables, la multiplicidad de agencias que entorpecían los servicios al ciudadano. De ahí que se reforzara la idea de, por ejemplo, las escuelas chárter y los vales educativos. Puerto Rico no estuvo ajeno a estas nuevas discursivas y, desde entonces, las propuestas de reinvención gubernamental han estado presente en los discursos políticos de cada y uno de nuestros gobernantes. Al sol de hoy, no es de extrañar que se continúe repitiendo, cual carta fonética, estrategias neoliberales que fallaron en problematizar la complejidad de las relaciones entre lo público y lo privado.

La reinvención gubernamental criolla nos legó una secuela de ineficiencia y corrupción. Una oda a la mediocridad. Un frente común de insulto a la inteligencia. Sin importar el partido político de turno, la mayoría de las políticas públicas que se han propuesto desde entonces responden a pagar favores de campaña. Desde proyectos de ley que amenazan la separación de iglesia y estado; a políticas públicas que nos condenan al exilio.

Tres décadas de experimentación, nos deben dejar claro que nunca existió una intención de administrar para el pueblo. Que la transparencia aquí se resume en un “no recuerdo”.

Otras columnas de Ana Teresa Rodríguez Lebrón

lunes, 17 de junio de 2019

Sin bajar la guardia

Ana Teresa Rodríguez Lebrón llama estar atentos a posibles intentos de limitar derechos

jueves, 30 de mayo de 2019

Los de aquí y los de allá

Ana Teresa Rodríguez Lebrón señala que "no somos más puertorriqueños por habernos quedado; tampoco lo es quien salió antes o después"

💬Ver 0 comentarios