Eduardo Villanueva

Punto de vista

Por Eduardo Villanueva
💬 0

Relación indigna, pero superable

Anualmente, diversos grupos y personalidades declaran ante el Comité de Descolonización de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) sobre la situación política de Puerto Rico.

Mucha gente se pregunta para qué, sobre todo tras la aprobación de 37 resoluciones sin que Estados Unidos cumpla su obligación de iniciar un proceso riguroso y vinculante para terminar el coloniaje en la isla.

Todavía Estados Unidos alega que el tema de nuestra relación jurídico-política es un asunto interno. No lo es, ni puede serlo, porque sería omitir la legislación internacional que declara el colonialismo como un crimen contra la humanidad.

Mantener vivo el caso de Puerto Rico en la ONU permite que varias fuerzas anti coloniales dialoguen entre sí y busquen consensos y acuerdos de acción que a veces no se discuten en Puerto Rico. Hay criterio unánime en que la actual deuda es impagable. De igual modo, de que la política de austeridad que impone la Junta de Supervisión Fiscal no propicia desarrollo económico. Ni siquiera la reestructuración bajo el proceso de quiebras que dirige la jueza Laura Taylor Swain puede garantizarse que se cumpla la deuda odiosa y, a la vez, los servicios esenciales como la salud, la educación, la seguridad, la vivienda y el empleo.

Los ponentes en general coinciden en estos reclamos, al invocar que el caso de Puerto Rico regrese a la Asamblea General de la ONU para modificar la obligación de la cual se relevó a la potencia colonial en 1953. La defensa de la Universidad de Puerto Rico ha sido reiterada por varios ponentes, como también la sostenibilidad de los municipios, que son los más cercanos a las necesidades esenciales, y los servicios básicos que garantizan la plena dignidad del ser humano.

Estados Unidos interviene en países del Caribe, de Latinoamérica, del Oriente Medio, a veces con razón, a veces en violación al derecho de autodeterminación de esos países. El hecho de que en Nueva York, casi la capital cultural de Estados Unidos, se abra un foco de diálogo y análisis de los temas urgentes que son del interés de ambos países, es de por sí un avance de respeto entre ambas naciones.

Se han discutido temas como la posibilidad de una asamblea constitucional de status, el trato de la administración Trump a Puerto Rico, las opciones descolonizadoras que puedan ser aceptables y convenientes a ambos países, a saber: independencia con transición económica, libre asociación o estadidad, vía la integración de un país soberano que ya no sea colonia.

Ya es hora de que se propicie y divulgue en Puerto Rico ese diálogo multicultural y político, a través de todos los municipios. La descolonización se puede lograr mediante la comunicación y la concientización política.

Es positivo que la diáspora y los boricuas que viven en territorio puertorriqueño, hablen como una voz, sin violencia, de manera articulada y responsable, para encaminar un proceso que levante la economía de Puerto Rico, estructure un proceso de transición de la dependencia y el colonialismo, hacia la auto sostenibilidad y la creación de una relación digna de los ideales que representan ambos países.

Sobre esas metas e ideales, se dialoga y se lucha en la ONU, en el territorio de ambos países, unidos y enfrentados, en una relación indigna pero superable con buena voluntad.

Otras columnas de Eduardo Villanueva

martes, 10 de diciembre de 2019

Hay que hacer valer los derechos humanos en Puerto Rico

En nuestra patria debe garantizarse el derecho a la nacionalidad y una ciudadanía plena de derechos que corresponda a la nacionalidad puertorriqueña, que le es consustancial, dice Eduardo Villanueva

miércoles, 6 de noviembre de 2019

Johnny Rullán, un guerrero de la vida

Muchos como el Dr. Rullán saben dar la buena batalla y también comprenden cuando llega el fin. Entonces la vida, que fue luz y llama, se va extinguiendo y el valor requiere que lo aceptemos serenamente, escribe Eduardo Villanueva

domingo, 20 de octubre de 2019

La cúspide contra el crimen

El licenciado Eduardo Villanueva analiza los factores que han llevado a Puerto Rico a la cúspide del fracaso en las ofensivas contra la criminalidad

💬Ver 0 comentarios