Gazir Sued

Buscapié

Por Gazir Sued
💬 0

Relevos vitales

La Universidad envejece, y la tiranía de la naturaleza se impone sin revés ni miramientos sobre sus docentes. Inútil ya teñir sus canas y colorear sus pieles agrietadas. La fragilidad de la vida no consiente disimulos, y la fugacidad de la existencia no soporta máscara alguna. El tiempo no distingue entre profesores buenos y malos, y todos comparten el mismo destino. Igual que sus antecesores, el claustro envejecido se sumará a las estadísticas de acogidos al retiro, jubilados y fenecidos.

Alegres o entristecidos; satisfechos, inconformes o hastiados; realizados o frustrados; de buen ánimo, esperanzados o enloquecidos, a la realidad biológica le es indiferente las diferencias, y –como decía el poeta- la muerte a todos iguala. Quiénes serán recordados y quiénes olvidados lo serán por sus hechos en vida; algunos porque hicieron lo que no debían hacer, otros por lo que pudieron hacer y no hicieron. Rinda cada cual y para sí su propia cuenta…

La Universidad envejece, y su cuerpo claustral lo delata irremediablemente. Las nuevas generaciones de profesores que compartimos el mismo espacio laboral y que debíamos ser relevo consecuente somos marginadas y discriminadas brutalmente. Año tras año los profesores más jóvenes seguimos siendo sometidos a injustas condiciones laborales; las plazas permanentes siguen congeladas, y a la incertidumbre de las contrataciones le apareja una vida de sobrevivencia entre la precariedad laboral, el desempleo involuntario y la pobreza forzada.

La Universidad envejece, y los profesores que ayer éramos jóvenes también avejentamos. El porvenir sigue el rastro a las sombras perfumadas del pasado, repetido siempre, siempre imitado. Ojeras empolvadas, sonrisas pintadas, panzas abultadas y espaldas encorvadas; sueños rotos, logros y hazañas; todo reincide en el carnaval de vida universitaria, pero se agrava la situación de sus más jóvenes educadores.

La Universidad envejece, pero su envejecimiento no es natural. La condición degenerativa del ser humano hace vital el relevo generacional, y nada excusa el menosprecio institucional a los profesores más jóvenes. Ayer lo decía con mi barba negra, hoy lo digo con ella emblanquecida…

Otras columnas de Gazir Sued

viernes, 17 de agosto de 2018

Decir por decir

Gazir Sued reflexiona sobre el inicio de un nuevo semestre académico y la situación del sistema público de enseñanza

💬Ver 0 comentarios