Xiomara Feliberty Casiano.
💬 0

Reparar la educación

“No eres un eco, eres una voz”, escribe la apóstol en Facebook. Leo por casualidad cuando algún curioso de mi lista lo comparte con un emoji que llora de la risa. Le habla a una estructura religiosa que es todo ruido. Una interferencia sonora que se ha institucionalizado normalizando la desigualdad y el discrimen desde sus palcos VIP.

Similares estridencias se leen en tuíter e instagram. Solo se necesitaron varios karaokes para repetir los mismos disparates hasta que nos encontramos nuevamente con el verbo “restaurar”, que tanto ha cambiado en la última década en el Occidente.

Las prácticas de restauración ya no buscan reinstalar instituciones fallidas que promueven desigualdades. La restauración es un proceso de reparación de daños a través de la compasión y la aceptación de la opresión. Léase que acepta el daño para poder proceder a repararlo.

Restaurar en los sistemas educativos con- lleva diseñar intersecciones. En esta filosofía la justicia no es el fin; la justicia es el proceso mismo. Uno basado en la reflexión, la reparación y la reconexión.

Restauración no significa devolverle el control a entes políticos y religiosos con una ley, después de una pataleta. En Estados Unidos se aprobó una iniciativa similar bajo una administración demócrata en el 93’. Pocos años después fue declarada inconstitucional.

Me pregunto cuánto tiempo pasará para que le quitemos el micrófono a los seguidores del bisturí para dárselo a los niños y niñas víctimas del racismo, la homofobia, en fin, del discrimen institucionalizado en Puerto Rico.

El verbo y todas las acciones equiparables a restaurar le pertenecen a los niños y niñas de los barrios y campos olvidados, a nuestros y nuestras estudiantes de educación especial sin maestros en los salones (desde que comenzó el año escolar). Podría seguir como una cuenta de un rosario los grupos de víctimas, pero me conformo con pensar que en poco tiempo alguien con dos dedos de frente les quitará el verbo de la boca y reparará el daño hecho.

Otras columnas de Xiomara Feliberty Casiano.

jueves, 2 de agosto de 2018

El juego de la sillita

La maestra Xiomara Feliberty Casiano relata el absurdo de una oficina de trámites del Departamento de Educación

viernes, 6 de julio de 2018

Temporada de flamboyanes

Xiomara Feliberty narra la vivencia de una familia boricua que se reúne tras el paso del huracán María. Llegan hijos y nietos que no vivieron el ciclón y cuyas conductas distan de los patriarcas, que decidieron celebrar Navidad ahora, cuando florecen los flamboyanes

jueves, 7 de junio de 2018

Los Peores calzados

Xiomara Feliberty celebra que el arte sea fuente para visibilizar a los más vulnerables y al duelo colectivo y comenta la manifestación de los zapatos del pueblo en el Capitolio

💬Ver 0 comentarios