Rodrick Miller

Punto de Vista

Por Rodrick Miller
💬 0

Resiliencia y competitividad en Puerto Rico

Los desastres naturales y los trastornos socioeconómicos que los acompañan son sucesos recurrentes alrededor del mundo. Tras los movimientos sísmicos que han impactado la costa sur de Puerto Rico, nuestro equipo visitó las zonas afectadas donde pudimos comprobar personalmente la magnitud de los daños y dificultades que viven nuestros hermanos en esa región de la isla. De igual forma, pudimos ver de primera mano la solidaridad y resiliencia que caracteriza a los puertorriqueños y que se ha venido manifestado con mayor fuerza después del paso del huracán María por Puerto Rico en el 2017. 

A partir de mi experiencia en la reconstrucción de Nueva Orleans posterior al huracán Katrina, aprecio el valor de estos atributos inherentes a nuestra gente y cómo están intrínsecamente relacionados al trabajo que tenemos encomendado en Invest Puerto Rico.

Nuestra organización tiene como misión primordial atraer nuevos negocios e inversión a Puerto Rico para promover el desarrollo económico y la creación de empleos en beneficio de todos los puertorriqueños. Es parte de nuestro trabajo asegurar que las oportunidades para hacer negocios en la Isla se conozcan alrededor del mundo y apoyar el continuo desarrollo del producto, es decir, que aquellas condiciones que dificultan el buen funcionamiento del ecosistema de negocios se atiendan y se mejoren sin demora. 

Durante este periodo posterior a los temblores, nos hemos reunido con negocios en las áreas afectadas para poner a su disposición recursos a través de nuestros colaboradores, a fin de convertir esta situación en una oportunidad para mejorar la capacidad del sector empresarial para recuperarse tras desastres. Hemos recopilado innumerables historias de fortaleza y resiliencia de comerciantes ávidos de restablecer sus operaciones rápidamente para contribuir a la recuperación de sus comunidades. Historias que evidencian esa actitud emprendedora que los puertorriqueños tienen por demás. 

La capacidad que tiene nuestra gente de responder a las crisis – naturales o de cualquier orden – demuestra las posibilidades de desarrollo que ofrece nuestro mercado. Nuestra propuesta de valor, más allá de incentivos contributivos, es un recurso humano comprometido, adaptable a los cambios y dispuesto a crecer. Es sobre este activo que Puerto Rico puede comenzar a presentar una oferta de mayor interés para atraer más y mejores empleos a la isla. Esa habilidad de reponernos ante la adversidad es la que nos corresponde encausar para hacernos más competitivos. 

El rol de Invest Puerto Rico en este momento ha sido asistir al ecosistema de negocios en su recuperación, mientras capturamos la esencia de ese espíritu de resiliencia y emprendimiento boricua, para hacerlo parte del mensaje que estaremos comunicando al mundo. Nuestro equipo continúa enfocado en promover la isla – participaremos en sobre diez eventos en distintos mercados durante el primer trimestre – donde afirmaremos a la comunidad de inversionistas del exterior que Puerto Rico no sólo sigue siendo una jurisdicción atractiva para invertir, sino que está tomando pasos afirmativos para aprender de estas experiencias y posicionarnos como un destino de negocios resistente a los desastres. 

Puerto Rico ha demostrado su flexibilidad y resistencia. Aunque todas las jurisdicciones se enfrentan a retos, la capacidad de nuestra gente para levantarse con más fuerza y con una voluntad renovada es una cualidad única que da esperanzas para la posibilidad de un crecimiento económico duradero para todos en la isla.


Otras columnas de Rodrick Miller

💬Ver 0 comentarios