Luis Hernández

Tribuna Invitada

Por Luis Hernández
💬 0

Respuesta federal histórica ante el daño del ciclón María

Dos meses después de la devastadora llegada del huracán María a Puerto Rico, nuestra familia y amigos en la isla todavía están volviendo a la normalidad en sus vidas. El daño colosal causado por María no se parece a nada que Puerto Rico haya experimentado en la historia moderna: la tormenta de categoría 4, tocó tierra el 20 de septiembre de 2017, dañando miles de hogares y devastando comunidades enteras.

Como puertorriqueño, atesoro mi patria y por eso quiero hacer eco de mi parecer ante tantos informes contradictorios circulando en los medios. Es importante que el pueblo estadounidense sepa sobre el trabajo de restauración y alivio de desastres del gobierno de Estados Unidos en mi hermosa isla. De esta manera, podremos reconocer cuánto queda por hacer. Estamos presenciando una respuesta federal histórica al huracán María, que incluye la misión aérea más prolongada para la distribución de alimentos y agua.

La Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA) ha aprobado más de $500 millones en ayuda de emergencia que ayudarán a más de 800,000 sobrevivientes registrados a recibir ayuda con artículos como comida y agua, equipo médico y otros suministros necesarios. Del dinero asignado, $429 millones en asistencia pública. Se están financiando a organizaciones para controlar las inundaciones, proporcionar generadores temporales a hogares, escuelas, hospitales y empresas, y para garantizar que se sigan las medidas de seguridad continuas en la mancomunidad.

Aproximadamente $181 millones del Programa Individual y para el Hogar de FEMA ayudará a los residentes cuyas casas se perdieron o se dañaron por el huracán. FEMA también ha proporcionado más de 34.7 millones de comidas, 43.9 millones de litros de agua embotellada y 8 millones de galones adicionales de agua potable, hasta el momento.

La electricidad, gracias a la ayuda de 645 generadores que batieron récords, está siendo reparada. Además, 2,932 millas de carreteras han sido despejadas de escombros, creando vías para que los puertorriqueños y los más de 10,000 empleados civiles federales viajen más fácilmente por toda la isla. En adición, hay medidas que están siendo puestas en efecto para los diferentes aspectos de reconstrucción de la infraestructura de la isla.

De 68 hospitales en Puerto Rico, 67, que representan el 99 por ciento están abiertos para ayudar a mantener a los puertorriqueños seguros y saludables. La respuesta de desastre del gobierno de Estados Unidos ante el huracán María es una de las más grandes en la historia de nuestra nación.

Hubo más de 4,700 empleados médicos desplegados para brindar atención médica a más de 36,000 personas. Además, el 94 por ciento de los centros de diálisis e instalaciones de tratamiento de aguas residuales están funcionando, mientras que más del 84 por ciento de las estaciones de servicio también están abiertas.

El Small Business Administration (SBA) también se está involucrando, brindando $ 2.3 millones adicionales en préstamos de asistencia por desastre para las empresas afectadas por María. A medida que más organizaciones retoman sus operaciones, Puerto Rico se acerca a la restauración y la reconstrucción.

Aunque estas cifras muestran actividades de reconstrucción robustas, muchos familiares y amigos en la isla pueden sentir que no están sucediendo lo suficientemente rápido. La recuperación del desastre natural, posiblemente más grande de Puerto Rico, llevará tiempo.

El gobierno está demostrando su firme compromiso con la reconstrucción al proporcionar millones de dólares y miles de personas en el terreno de trabajo. Confío en que ayudarán a restaurar a Puerto Rico en su máximo esplendor, y que veremos que la isla prospere una vez más.

Otras columnas de Luis Hernández

💬Ver 0 comentarios