Héctor Luis Acevedo

Punto de Vista

Por Héctor Luis Acevedo
💬 0

RHC: a un año de su partida

Hoy como ayer sentimos la presencia amiga de Rafael Hernández Colón al buscar salida ante nuestras crisis y buscar horizontes más allá de lo inmediato. Es inevitable preguntarnos ¿qué hubiese hecho ante esta situación? El poseer ese referente nos inspira a superarnos como pueblo.

Su dedicación organizada, su tiempo para pensar antes de actuar, planificar y profundizar más allá de las apariencias, su reclamo de excelencia, su concentración de tiempo y energía en lo más importante, su seguimiento intenso a los compromisos necesarios para lograr la misión, son mensajes de vida cuyo recuerdo son escuela obligada para el servicio público. 

Su reclutamiento del mejor talento sin ninguna otra consideración, el preparar líderes para el futuro se puede ver en las personas que desarrolló. Su fe en las cualidades de fortaleza y solidaridad de nuestro pueblo nos brinda esperanza para estas crisis. 

Evitaría pequeñeces ante retos como el presente y sería solidario con el gobierno del partido adversario en las grandes causas de nuestra gente. Exigiría integridad y que se atiendan con prioridad las necesidades de los estudiantes de escuela pública y de los hogares de ancianos.

Al reunir su gabinete en 1973 repasó las prioridades de su gobierno:

“Nuestro gobierno no debe limitarse a responder a las crisis de todos los días, sino anticiparlas, manipularlas y evitarlas, o resolverlas antes que se cristalicen. Debemos evitar a toda costa la improvisación. No podemos perder perspectiva y sentido de visión del pasado, el presente y especialmente del futuro. Los problemas urgentes no deben tragarse los problemas importantes”.

Puerto Rico es un vivo ejemplo de cómo la mano amiga del gobierno abrió caminos de nuevas realidades de educación, salud y trabajo para nuestro pueblo. Ese vehículo de justicia a la esperanza de los más vulnerables se debilitó y hoy vemos cuán vital es como instrumento de salvar vidas y prevenir desgracias. Estamos viviendo el regreso del estado y sus instituciones como medio de supervivencia. A la hora de la verdad necesitamos gobierno. Su eficiencia resulta ser la diferencia entre el éxito y el fracaso, entre la vida y la muerte.

En su última reflexión sobre liderato expresaba un pensamiento que merece ser compartido:  

“Nuestra democracia se ha convertido en una democracia mediática e irreflexiva. Las encuestas de opinión pública priman sobre las convicciones y los líderes políticos se dejan arrastrar por las tendencias de esos sondeos. Impera la simplificación de los mensajes para ajustarlos a los requerimientos de la televisión y de la radio en detrimento de la información que necesita la ciudadanía para apoyar un proyecto de país. Lejos de ejercer liderazgo los políticos ofrecen lo que les genere un titular en la prensa diaria o que le sea simpático al cacareo del gallinero mediático. El arrastre mediático hacia lo inmediato se deja sentir sobre todo en aquellos políticos que valoran el puesto más que el proyecto.

Cuando en el corazón hay compromiso con una causa, con un proyecto, con un ideal que va más allá del puesto que ocupa y de los intereses personales del político, la realización de la meta se expande más allá de los titulares del día siguiente porque hay anclaje para resistir el impacto de los medios o la tentación del protagonismo ególatra o electoralista. El líder con compromiso tiene la vista fija en los resultados de su gestión, no en el titular de mañana. El líder tiene compromiso y produce resultados. Para producir resultados el líder tiene que ser decidido. Informarse bien, ver la película completa primero, es decir el desenvolvimiento de las cosas como consecuencia de la decisión y decidirse. Tiene que tomar riesgos, no puede andar con vacilaciones ni ambigüedades”.

Las crisis definen líderes y los pueblos. Hernández Colón predicó con su ejemplo de entrega a las causas en que creía. Su legado de vida y pensamientos crecen con el tiempo, pues los buenos maestros nunca dejan de enseñar.

Otras columnas de Héctor Luis Acevedo

martes, 12 de mayo de 2020

A la hora de la verdad

La gobernadora Wanda Vázquez prometió no aprobar una ley en medio del ciclo electoral sin consenso. Esa fue la palabra de honor empeñada en 1983 y en 2019. Ahora le llegó la hora de la verdad, dice Héctor Luis Acevedo

jueves, 19 de marzo de 2020

La gobernadora hizo lo correcto

Hay que salvar vidas y la gobernadora merece apoyo en esta difícil situación que requiere especial vocación de solidaridad, dice Héctor Luis Acevedo

💬Ver 0 comentarios