Héctor Luis Acevedo

Punto de Vista

Por Héctor Luis Acevedo
💬 0

RHC: un legado inolvidable

En la política he conocido lo mejor y lo peor de nuestra gente. He visto el asalto de las pequeñeces del poder y su intento de perpetuarse en él por encima de cualquier cosa, y he visto el crecerse sobre las tentaciones y tallar para la historia. 

He visto gente íntegra enfrentarse al poder del poder y prevalecer por su fuerza de voluntad y de principios. He visto otros sucumbir ante la presión y someterse pasando a ser una nota al margen, de lectura rápida y de ejemplos de tragedia por su debilidad.

Durante el año 1972, el gobierno emprendió una campaña de anuncios con el fin de mejorar su imagen cerca del evento electoral. El líder de la oposición de entonces, Rafael Hernández Colón, presentó un proyecto de ley para limitar los anuncios del gobierno durante los últimos meses de campaña requiriendo la aprobación previa por el organismo electoral. 

La aprobación previa era un elemento crucial, pues otros procesos carecen de las dos cualidades críticas del derecho electoral: prevención y rapidez. Prevención, porque se evitan daños irreparables en un proceso electoral y rapidez para evitar se decidan unas elecciones que se celebran en fecha definida. 

La disposición constitucional de limitar el uso de fondos públicos para fines públicos podía tornarse en letra muerta si no se actuaba preventivamente, pues las elecciones pasan y sus efectos se olvidan y caen en la impunidad por olvido o conveniencia. 

El gobernador Rafael Hernández Colón creó en noviembre de 1973 un grupo para revisar los proyectos electorales.  Trabajando en el Departamento de Justicia me percaté de la ausencia de la propuesta sobre los anuncios gubernamentales y traje el punto a discusión. 

Se le sometió al gobernador un proyecto de ley para requerir la aprobación del Tribunal Electoral para todo anuncio del gobierno luego del 1 de julio del año electoral hasta el día de las elecciones. 

Al día siguiente como de costumbre, llegó su reacción. Había tachado julio e insertado en su letra enero. No lo podía creer. No solo se sostuvo en la propuesta inicial que había hecho desde la oposición, sino que la había ampliado de cuatro a diez meses limitando así los anuncios de su propio gobierno. 

Eso era tallar para la historia. La ley se aprobó el 1 de febrero de 1974 y el artículo pertinente requería la aprobación previa durante el año de las elecciones de los anuncios de gobierno por el Tribunal Electoral. 

De 1974 al día de hoy, o sea cuarenta y cinco años después, esta disposición electoral ha sobrevivido con ligeras modificaciones ocupando un sitial de orgullo en el perfil de derecho electoral puertorriqueño. Un proyecto de reforma electoral recientemente presentado debilitaría significativamente este logro. 

Cuando era estudiante de derecho me impactó que el presidente del Senado Rafael Hernández Colón tomara la decisión de respaldar la consolidación de los distritos de Mayagüez y Aguadilla, pues ambos los ganaba su partido y arriesgaba dos senadores y cinco representantes. Explicó al país que los cambios poblacionales y el tranque en la Junta Constitucional de Redistribución ponían en peligro las elecciones.  Y que Puerto Rico era primero. Me dije ese dije entonces, ese joven merece gobernar. Y así fue.

Hoy recordamos con especial admiración y respeto a Rafael Hernández Colón, quien cumple años este 24 de octubre.  Sus ejemplos, publicados en el libro Hombre sin final nutren nuestro quehacer de pueblo. Este martes 22 de octubre a las 2 pm se presentarán esos testimonios en la Universidad Interamericana a las 2 pm en el reciento metro y el miércoles en San Germán a las 10:30 am. Ambas actividades abiertas al público. 

Los pueblos crecen con los legados de sus grandes hombres y mujeres que le dan perfil a su entorno democrático. Ese legado es vital defenderlo con vigor, pues los valores se construyen y permanecen con el ejemplo, y los de profundidad de entendimiento crecen con el tiempo y resultan inolvidables.

Otras columnas de Héctor Luis Acevedo

domingo, 24 de mayo de 2020

El carisma de la palabra y el valor del voto

Es un golpe de estado quitar la intención del elector como el elemento rector de la adjudicación de votos en contra de las decisiones unánimes de los tribunales, escribe Héctor Luis Acevedo

martes, 12 de mayo de 2020

A la hora de la verdad

La gobernadora Wanda Vázquez prometió no aprobar una ley en medio del ciclo electoral sin consenso. Esa fue la palabra de honor empeñada en 1983 y en 2019. Ahora le llegó la hora de la verdad, dice Héctor Luis Acevedo

jueves, 19 de marzo de 2020

La gobernadora hizo lo correcto

Hay que salvar vidas y la gobernadora merece apoyo en esta difícil situación que requiere especial vocación de solidaridad, dice Héctor Luis Acevedo

💬Ver 0 comentarios