Ismael Torres

Tribuna Invitada

Por Ismael Torres
💬 0

¿Ricardo Rosselló renueva el PNP?

El contundente triunfo del exrepesentante Angel Pérez sobre el senador Carmelo Ríos en la elección especial del pasado sábado, 5 de agosto, en Guaynabo para elegir al sustituto del renunciante alcalde Héctor O’Neill sugiere un movimiento discreto y planificado del presidente del Partido Nuevo Progresista (PNP), Ricardo Rosselló Nevares, para sacar de carrera a líderes de esa formación política cuya gestión ha sido seriamente cuestionada.

Esa renovación comenzó en Toa Baja donde el también exrepesentante Bernardo (Betito) Márquez derrotó de manera aplastante al alcalde Aníbal Vega Borges, quien al igual que O'Neill, ganaba elecciones con mayorías extraordinarias.

Sin embargo, a pesar de esas contundentes victorias políticas y electorales, cada día incrementaban los cuestionamientos hacia la gestión de Vega Borges sobre la manera confusa en que manejaba los asuntos públicos en su municipio, en particular la contratación de asesores y de empresas que daban servicios a ese municipio.

En estos momentos, a petición del alcalde Márquez, el Negociado Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés) entra y sale a cada momento de ese municipio buscando documentos y entrevistando funcionarios como parte de una investigación sobre el manejo de fondos federales bajo la incumbencia del ahora exalcalde y asesor de administración del presidente del Senado, Thomas Rivera Schatz.

El caso de Guaynabo, por la información que sigue fluyendo, se asemeja a la de Toa Baja, donde también las autoridades federales investigan, con especial interés en la gestión del  renunciante alcalde O’Neill, en el manejo ilegal de fondos federales y casos de hostigamento sexual contra empleadas municipales.

De la misma manera en que Márquez se impuso electoralmente a Vega Borges, el ahora alcalde electo Angel Pérez se impuso al senador Carmelo Ríos, quien desde el principio de la contienda dejó que O’Neill se metiera en su campaña y no se distanciara del exalcalde, quien se encontraba en el peor momento de su carrera política luego de dirigir por 24 años la alcaldía.

Rosselló Nevares tiene en estos momentos una oportunidad extraordinaria para hacer la diferencia y fumigar el ambiente politico local en Guaynabo como lo está haciendo junto a Márquez en Toa Baja.

Durante la corta y áspera campaña por la alcaldía de Guaynabo, Ángel Pérez comunicó al electorado que venía con la encomienda de sanear la administración pública en ese municipio y traer nuevos estilos de gobernanza como lo está haciendo Márquez en Toa Baja.

Distinto a otros municipios en el que hijos de los alcaldes “heredan” el cargo y luego de ser electos no levantan la alfombra para sacar las cucarachas y ratones que puedan estar escondidos allí, es posible que en Guaynabo, igual que en Toa Baja, se pueda saber la magnitud de esas acciones ilegales y corruptas.

Ya también se habla por lo bajo de otros alcaldes, incluso algunos de ellos que llevan muchos años al frente de sus municipios, que están en la mirilla de las autoridades federales en una amplia investigación sobre irregularidades en la contratación de empresas para el recogido y disposición de desperdicios sólidos.

Esa será otra oportunidad para el gobernador y presidente del PNP para salir de líderes locales que, aunque le traían muchos votos, estaban operando sobre un ambiente político explosivo que, más a la corta que a la larga, le haría daño político y electoral al PNP en esos municipios.

La línea parece estar marcada en el suelo y Rosselló Nevares se la está jugando con información que parece tener a la mano que le permite ir haciendo sus ajustes para reducir el impacto político que significa el arresto de más alcaldes por líos en su gestión gubernamental. Así hemos visto casos como de los ahora convictos exalcaldes de Barceloneta, Sol Luis Fontánez (PPD) y el de Vega Baja, Edgar Santana (PNP), precisamente por ilegalidades en la contratación de empresas para el recogido de la basura.

El gobernador Rosselló Nevares parece que, como en Toa Baja y en Guaynabo, irá uniendo esfuerzos para salir de ese tipo de liderato municipal y evitar que se lo lleven enredado como le pasó a su padre, Pedro Rosselló González, y los múltiples casos de corrupcción ocurridos bajo su mandato.

Otras columnas de Ismael Torres

miércoles, 15 de noviembre de 2017

El arte de bregar en la política

El periodista Ismael Torres indica que es posible que el gobernador se vea en la situación de dejar su cargo y decirle al gobierno federal que se haga cargo del gobierno local

jueves, 9 de noviembre de 2017

Puerto Rico al pelao

El periodista Ismael Torres analiza la situación del país tras la pretensión de refuerzo de poderes de la Junta de Supervisión Fiscal

miércoles, 1 de noviembre de 2017

Hay vida después del huracán María

El periodista Ismael Torres contrasta la actitud de los que huyen de Puerto Rico por falta de comodidades con aquellos que se han quedado en la isla sufriendo los verdaderos estragos de María

miércoles, 18 de octubre de 2017

Boricuas, manos a la obra

El periodista Ismael Torres comenta vivencias e inquietudes casi al cumplirse un mes del golpe grave del huracán María en Puerto Rico

💬Ver 0 comentarios