Ricky Martin

Punto de vista

Por Ricky Martin
💬 0

Ricky Martin: Puerto Rico, te invito a un viaje (in)imaginable

Imagina que te levantas y sientes una ansiedad incontrolable, no quieres llegar a estudiar ni a trabajar, tampoco quieres salir a distraerte ni compartir con tu familia, mucho menos con tus amigos. Es así porque te sientes preso en un mundo cargado de intolerancias, faltas de sensibilidad y respeto. Toda una burla y menosprecio a tu individualidad, seas hombre o mujer.

Imagina cómo sería no poder compartir tus experiencias de vida en tu entorno por pánico a ser juzgado o maltratado, y te cierres a la oportunidad de ser feliz, o al menos libre. Imagina que violan tus derechos humanos sin dejarte espacio a protegerlos.

De la imaginación a la realidad, lamentablemente solo hay un paso, y en nuestras manos está, Puerto Rico, caminar hacia el frente para frenar eso que quisiéramos fuera inimaginable.

Thomas Rivera Schatz, presidente del Senado, emula a su colega de partido, la fundamentalista María Milagros Charbonier, y anticipa la aprobación del proyecto de la Cámara 1654 el cual dicta una serie de enmiendas al Código Civil que echarían al traste los avances de las luchas por la igualdad que la comunidad LGBT ha llevado por años, así como a los Códigos Municipal y Electoral.

El aborto, el divorcio por ruptura irreparable, el reconocimiento al matrimonio irrespectivamente de la orientación sexual, la adopción, el embarazo subrogado, son parte de los derechos que hemos adquirido con dolor y hasta con muertes, y ahora están gravemente amenazados con este proyecto propuesto por Charbonier, que ya cuenta con la aprobación de la Cámara y está próximo a la aprobación del Senado sin una garantía de un proceso justo de estudio, análisis y discusión entre la ciudadanía. Ni siquiera se ha llamado a vistas públicas, algo que urge y es fundamental, tratándose de aspectos que nos afectan desde el embarazo hasta la muerte.

Las leyes y políticas del Estado, que deberían tener la obligación primaria de protegernos a todos de la discriminación, se revertirían con este proyecto para discriminar con licencia gubernamental contra miles de lesbianas, gays, bisexuales y transgéneros; contra la mujer que decide donar sus óvulos para lograr un embarazo subrogado; contra la intimidad de un hombre y una mujer que deciden dar por terminado su matrimonio; e insiste en otorgarle personalidad jurídica a los no nacidos. 

Nuestros derechos humanos, esa expresión inequívoca que un ser humano gana desde que abre sus ojos al mundo, estos llamados líderes, los violentan sin compasión ni conciencia.

Como puertorriqueño me duele tener que reconocer que nuestros políticos, presidentes de los cuerpos legislativos, y a muchos de los legisladores poco o nada les importa construir un Puerto Rico tolerante, libre e igualitario, donde se valide ese lema que históricamente nos define como la Isla del Encanto.

Ellos, hombres y mujeres con familias, cierran diariamente las posibilidades de un Puerto Rico regido por la protección de los derechos humanos sin entrar en consideraciones de quiénes seamos o a quién decidamos amar. Es algo que trascendió de la imaginación y se volvió nuestra desafortunada realidad.

No podemos retroceder ni permitir que estos hombres y mujeres que les deben sus puestos al pueblo, le pasen por encima a la defensa de una cultura de respeto a la diversidad, integrada por ciudadanos sensibles y tolerantes hacia el otro independientemente de su orientación sexual e identidad de género.

Vamos a enseñarles lo que es la igualdad, vamos a continuar señalándolos directamente, con nombres y apellidos; vamos a demostrarles, como ya lo hicimos, que somos una sociedad de paz que no se dejará pisotear nunca más. Si no saben lo que es igualdad, vamos a enseñarles. Yo estoy presente en esta lucha e igualmente solicito que se abra un proceso de vistas públicas para una profunda discusión de un proyecto que nos afecta en todas las etapas de vida.


Otras columnas de Ricky Martin

💬Ver 0 comentarios