Aida Vergne

Tribuna Invitada

Por Aida Vergne
💬 0

RING RING RING

Existen varias maneras de formar nuevas palabras: la prefijación, (cuando pegamos un afijo en principio de palabra, in-quieto); la sufijación (exactamente lo mismo, pero por detrás; atras-ado); la composición, por el cual creamos una palabra uniendo dos bases (boca/calle) y la parasíntesis, proceso por el cual creamos un derivado añadiendo un prefijo y un sufijo (a-cojín-ado, o cuando creamos una palabra compuesta y derivada al mismo tiempo (siete/mes/ino). Crystal comenta sobre otros procesos como la reduplicación (chilín y chililín), acortar palabras (flú por influenza) y fusiones como brunch (breakfast y lunch). Crear nuevas palabras plantea una gimnasia mental más compleja de lo que le pinto aquí (morfología) pero los hablantes lo hacen todo el tiempo sin contratiempos, ¿lo ve? jeje. Pues le cuento que existen lenguas analíticas y lenguas sintéticas. El vietnamés es analítico (o aislante), es decir, que apenas ocurre derivación de palabras. Las palabras son muy sencillas en su forma (están aisladitas). Las lenguas sintéticas son aquellas donde las palabras pueden tener uno o varios morfemas (palabras o pedazos de palabras) como en cruza/calle, o in/quieto. Existen también lenguas polisintéticas (que todo lo aglutinan o lo juntan); una palabra puede ser la oración completa con todas sus partes, es decir, sujeto, verbo, complemento directo, y por ahí pa’ bajo.

[email protected]

Otras columnas de Aida Vergne

💬Ver 0 comentarios