Roamé Torres González

Tribuna Invitada

Por Roamé Torres González
💬 0

Rosselló amenaza la educación pública

Muchos estuvimos pendientes al mensaje de Estado del gobernador Ricardo Rosselló, no sólo por ser el primero, sino por el contexto de la crisis y el Plan Fiscal del Gobierno que pensábamos que sería el tema central.

Para quienes nos dedicamos a la educación, sus propuestas no fueron nada nuevo, sino la misma insistencia en esquemas que han amenazado la educación pública en los últimos años. Esto, con el agravante de que, a la par de la retórica de excelencia, se cierne sobre el sistema educativo un Plan Fiscal que sí incluye recortes en los servicios básicos. Para muestra, el cierre de escuelas y el subsecuente hacinamiento en los salones de clase que va en contraposición al discurso de excelencia y al de la educación para “la vida real”.

Las propuestas más preocupantes del nuevo modelo educativo que anunció Rosselló son las que aluden a dos iniciativas muy favorecidas por Betsy DeVos, la secretraria de Educación de Estados Unidos. Sin mencionarlas con los nombres como se conocen en ese país, es evidente que el gobernador se refería al establecimiento de escuelas chárter y al programa de libre selección escolar conocido como “school vouchers”. Ambas estrategias se han intentado previamente en Puerto Rico.

Las escuelas chárter recientemente por medio del proyecto de alianzas del senador Bhatia, mientras que el proyecto de los “school vouchers” lo intentó establecer Rosselló padre en la década del 90 mediante dos leyes declaradas inconstitucionales por el Tribunal Supremo. A esto se añade que, el hecho de que los padres puedan elegir escuela no garantiza mucho si no hay escuelas entre las cuales escoger.

También estuvo el discurso siempre presente de que los padres deben ser parte de la solución. Las preguntas son: ¿la solución de qué? ¿De la deficiencia académica de los estudiantes, del desastre administrativo del Departamento de Educación, de los niveles de pobreza que los arropa o de la falta de compromiso por una educación de calidad?

Se recaba la responsabilidad de los padres sin tomar en cuenta las condiciones reales de la mayor parte de las madres y padres de las escuelas públicas en Puerto Rico, en medio de esta crisis. Sin restar importancia a la presencia de la familia y la comunidad, lo que realmente hace falta es que se creen las condiciones escolares para que el magisterio pueda realizar adecuadamente su labor.

En Estados Unidos ninguna de estas estrategias ha logrado, en términos generales, mejorar el aprovechamiento académico y las oportunidades educativas del estudiantado. En lo que respecta al desempeño académico, la evidencia demuestra que ni las escuelas chárter ni los programas de vales educativos han producido mejores resultados académicos que las escuelas públicas regulares y, en muchas jurisdicciones, el resultado ha sido peor que el de las regulares. Hay estudios que señalan que estas estrategias han llevado a una mayor segregación y estratificación socioeconómica, racial y étnica en los planteles y sistemas escolares de muchas jurisdicciones en Estados Unidos.

Finalmente, lo que no dijo, pero estaba implícito en los interludios del discurso es el tema de equidad y perspectiva de género. Ese interludio estuvo marcado por los vítores a las jefas de agencia que ha nombrado. Pensar que la equidad se logra con la integración de mujeres a las altas esferas pasa por inadvertido el hecho de que muchas mujeres pueden tener una perspectiva de género que es la antítesis de la equidad.

Además, ¿qué pasa con el respeto a la diversidad que también supone la perspectiva de género? Esperamos que este mensaje no sienta el tono de lo que serán los próximos cuatro años en lo que a educación respecta. Es preocupante que muchos de sus discursos se han colado y arraizado en las fibras del poder, y sacar el grano de la paja va a ser una tarea difícil. Posiblemente parte de la respuesta sea enfocar en las fisuras.

Otras columnas de Roamé Torres González

💬Ver 0 comentarios