Irene Garzón Fernández

DE PRIMERA MANO

Por Irene Garzón Fernández
💬 0

Rosselló y el plebiscito en la mira

Los primeros cinco meses de este cuatrienio, durante los cuales el gobernador Ricardo Rosselló Nevares ha impulsado múltiples cambios a leyes y políticas públicas vigentes por décadas, parece que no han hecho mella en el electorado.

Habrá que esperar al 11 de junio, cuando se celebre el plebiscito de status al que sólo el Partido Nuevo Progresista, que propone la estadidad, acude de manera oficial. Los otros partidos inscritos, el Popular Democrático y el Independentista Puertorriqueño, boicotean el proceso.

La Encuesta de El Nuevo Día refleja, en su segundo día de publicación, que el 72% de los entrevistados proyecta ir a votar en el plebiscito. Debemos presumir que la gran mayoría se propone votar por la estadidad, aunque la encuesta reflejó la intención de electores estadolibristas, libreasociacionistas e independentistas de acudir para evitar un copo de Rosselló Nevares.

En lo que respecta a la persona de Rosselló Nevares, quienes lo quieren y quienes lo rechazan están virtualmente empatados en la encuesta, cuya primera parte se publicó el jueves.

Y no solo eso. El apoyo, igual que el rechazo, siguen la línea de los resultados electorales. En los comicios de noviembre, Rosselló Nevares obtuvo alrededor del 41% de los votos, mientras que ahora, sus fieles suman el 39% de los encuestados y los detractores se colocan en el 38 por ciento.

Por supuesto que hay que reconocer que, en las elecciones, el entonces candidato del PNP era uno de seis aspirantes a la gobernación, un factor inusual que fragmentó mucho el voto.

Pero lo que más sorprende del renglón de la encuesta que valora la aprobación del gobernante es que, en los cinco meses que lleva en el cargo, Rosselló Nevares ha virado la casa patas arriba hasta el punto de someter al gobierno a un proceso de quiebra y los números que obtiene no lo reflejan.

Se han aprobado reformas laborales que han eliminado o limitado sustancialmente derechos adquiridos de los trabajadores, tanto del Gobierno como del sector privado. Se dejó en un suspiro la Ley de Cierre. Se han aprobado medidas impositivas.

Para completar, el Gobierno se acogió al Título III de la ley federal PROMESA y ahora mismo el País vive la incertidumbre de que se apruebe un presupuesto precario para el año fiscal próximo, cuando los pensionados tendrán que cobrar sus cheques mensuales del asfixiado Fondo General.

La encuesta se hizo a poco más de dos semanas de la fecha del plebiscito, lo que, según admite la firma que la realizó, puede provocar resultados distintos a los anticipados a base de las respuestas de los entrevistados.

Rosselló Nevares lo sabe. No sería la primera vez que los electores puertorriqueños viran la tortilla y se quedan como si nada.

Otras columnas de Irene Garzón Fernández

viernes, 6 de octubre de 2017

Trump vino, ¿ahora qué?

La periodista Irene Garzón reflexiona sobre lo que sigue a la visita presidencial a la isla

viernes, 29 de septiembre de 2017

A reexaminarlo todo

La crisis que dejó el huracán abre un tiempo para el país mirarse, dice la periodista Irene Garzón

viernes, 15 de septiembre de 2017

Hora de rendir cuentas por el estado de la AEE

La periodista Irene Garzón Fernández señala la encomiable labor de los trabajadores de la AEE que, con una maltrecha infraestructura víctima de la política, buscan superar la crisis

viernes, 8 de septiembre de 2017

El desastre después de Irma

La periodista Irene Garzón Fernández comenta sobre el paso del ciclón por la isla y el manejo desde el gobierno de la situación

💬Ver 0 comentarios