Mayra Montero

Antes que llegue el lunes

Por Mayra Montero
💬 0

Salir a flote

Anadie que se le diga que en pleno siglo XXI, una sociedad que pretende ser moderna, que tiene empresas farmacéuticas y aeronáuticas de alto calibre, y cuya economía depende en alto grado del turismo, ha estado sin luz por 40 días, podrá entenderlo.

Es que ni Barbuda, esa islita que fue arrasada por el huracán y luego desalojada por el bien de sus vecinos. A estas alturas, a Barbuda ha regresado gran parte de la población y sus habitantes tienen luz, mal que bien es de generadores, pero están haciendo su vida.

Aceptamos que lo que pasó fue una catástrofe sin precedentes. Sin embargo todo tiene un límite. Se sabe que la situación se ha prolongado porque la AEE es una corporación quebrada, saqueada, abandonada a su suerte desde hace muchos años. En vez de estar pidiendo investigaciones para Whitefish y las demás compañías, que ya he dicho y redicho que es un asunto privado de FEMA y del Ejército de los Estados Unidos (movido políticamente aquí para distraernos del verdadero caos), en Puerto Rico lo que se ha debido investigar es el desempeño de los últimos directores ejecutivos y funcionarios a cargo del mantenimiento del sistema, que cometieron delitos contra la población, crímenes que no deberían prescribir y por los que tendrían que ser acusados.

¿A quién le asombra que hayan nombrado un síndico en la AEE?

Mucho tardaron en hacerlo, como ya es evidente.

Por otro lado, al acercarse el momento en que ocurrirá el desembolso de cientos de millones en fondos federales, sería tonto pensar que los van a dejar en manos de la camarilla de la AEE, o de la camarilla del gobierno “democráticamente electo”.

Ahora sabemos, con datos en la mano, que lo “democráticamente electo” le falló de manera pavorosa al país, administración tras administración. Ningún gobernador se ocupó de meter en cintura, no solo a la AEE, sino a las demás corporaciones públicas y agencias que han sido pasto de corruptelas, nepotismo, leyes absurdas y todo un universo de chanchullos y malos manejos.

La columna publicada en este diario, el pasado jueves, por un reconocido oceanógrafo, que propone que la playa Córcega, en Rincón, quede intacta, con todos los escombros a la vista, como un memorial de los delitos ambientales cometidos por la Junta de Planificación, el Departamento de Recursos Naturales y Ambientales, y la fenecida ARPE, debería ser parte de una reflexión colectiva y de la petición unánime de rendición de cuentas. Planificación dio los permisos. Los sigue dando. El oceanógrafo Aurelio Mercado se refiere igualmente a otras playas que han quedado destruidas para la eternidad, plagadas de escombros que nadie quiere recoger. Cayeron casas y edificios enteros en la orilla. Recuperar nuestra integridad geográfica ya no será posible. Desempolven documentos, ¿quién otorgó los últimos permisos, qué firmas llevan?

Que en los sesenta y los setenta se fabricara de manera irresponsable, pase. No sabíamos lo que sabemos hoy, y la mayoría de los funcionarios que lo autorizaron, y de los constructores que se enriquecieron levantando castillos en la arena, están seniles o han muerto. Pero todo lo que se hizo en años recientes, cuando ya los científicos se habían cansado de advertir que era una temeridad desafiar el calentamiento global y las marejadas ciclónicas, debería estarse investigando. Por ahí salió una nota de que La Parguera había perdido su luminiscencia y que le costaría recuperarla, si alguna vez la recupera, debido a las basuras y escombros que fluyeron de las casas flotantes. ¿Qué turismo van a traer por largo tiempo, y para qué?

En la Isla el verdadero escándalo es que, al momento en que escribo estas líneas, el Viejo San Juan sigue a oscuras, y hay sectores de Hato Rey, que se supone es el centro bancario y comercial del país, a los que les falta la luz desde Irma. Whitefish, Redfish o Blackfish, no es el punto aquí. Nos marean con esas discusiones, aun a sabiendas de que ninguna de esas compañías ha venido en la confianza de que la AEE -corporación quebrada, hundida en la miseria-, les va a pagar. Mencioné en uno de los Diarios del Huracán, hace varias semanas, que en Puerto Rico las autoridades (federales) iban a favorecer a los contratistas que les han respondido en los momentos duros, en Irak o Afganistán, o que han colaborado con las campañas republicanas, cuando nadie daba dos centavos por Trump.

Es normal que se produzca el típico careo en el Congreso. Pero en el fondo todos ellos saben que los demócratas hubieran hecho exactamente lo mismo cuando empezaran a fluir miles de millones para la reconstrucción de la Isla. Así se mueve el mundo de la política en Washington, y es una hipocresía mayor dedicarse a ese debate cuando el asunto urgente debiera ser ponerle rostro a los culpables de un agujero probablemente inédito en el planeta entero. ¿Cómo hubiéramos reaccionado nosotros si cualquier otra ciudad de la categoría y movimiento de San Juan se hubiera quedado a oscuras durante 40 días? ¿Qué no hubiéramos dicho sobre el subdesarrollo y el atraso?

El que no pueda asumir que nada ya es igual; que cambiaron nuestras prioridades, nuestro modo de enfocar la vida, la calle, el mundo laboral, las distracciones y las relaciones, está destinado al fracaso, o a sobrevivir malamente en un entorno que, aunque vuelva la luz, tardará en recuperar su ritmo.

Hay un cambio político, una transformación muy fuerte, y se puede hacer cualquier cosa menos ignorar la realidad. El que la ignore se va a hundir completo, sin la menor posibilidad de salir a flote.

Otras columnas de Mayra Montero

domingo, 20 de mayo de 2018

Recoger dinero de las matas

Mayra Montero comenta sobre los recaudos extraordinarios de Hacienda en abril y la implicación de un mes bueno en el escenario de un país en quiebra, donde el gobierno no explica con rigor, por lo que en medio de la austeridad, la incertidumbre ciudadana aumenta

domingo, 13 de mayo de 2018

La venta del pasillo de PRIDCO

La escritora Mayra Montero aborda el tema de la peligrosidad de que en la crisis, el gobierno procure sacar dinero vendiendo recursos naturales sin control

domingo, 6 de mayo de 2018

La maldición del chat

La escritora Mayra Montero satiriza sobre los peligros de los chats cibernéticos

martes, 1 de mayo de 2018

Marchar a ciegas

La escritora Mayra Montero analiza el saldo de las manifestaciones del 1 de mayo de 2018, centradas en el repudio a las reformas impulsadas por la Junta de Supervisión Fiscal

💬Ver 0 comentarios