Alfonso Martínez Taboas

Punto de Vista

Por Alfonso Martínez Taboas
💬 0

Salud mental y COVID-19: ¿qué nos dice la ciencia?

La pandemia del COVID-19 ha suscitado un debate sobre sus efectos en la salud mental. Se escuchan muchas opiniones y datos fragmentados, pero hay poca información de corte científico para ir dilucidando la extensión de las repercusiones que la pandemia está teniendo en la salud mental.

Sin embargo, comienzan a publicarse estudios preliminares importantes. En este artículo condensaré hallazgos recientes. En primer lugar, la American Psychiatric Association realizó un sondeo de una muestra representativa nacional con 1,004 participantes. Las edades fluctuaron de 18 a 91 años. Los hallazgos más preocupantes son que el 48% estaba ansioso por temor de contraer el virus, el 40% reportó temor a morir y el 62% mostró mucha ansiedad por temor de que se enfermaran sus seres queridos. Un 36% indicó que su salud mental estaba muy afectada y el 59% que esto le estaba afectando de manera severa su diario vivir. Un 57% dijo tener mucho temor de que la pandemia traiga problemas económicos severos en su hogar. El 12% indicó que las discusiones serias con sus parejas habían aumentado.

Por otro lado, recientemente en Inglaterra se publicaron dos encuestas. Una la realizó la U.K. Charity con una muestra de 2,198 personas y la otra la hizo Ipsos con una muestra de 1,099 personas. Las mismas se realizaron ya comenzado el “lockdown” en ese país. El resultado principal es que en los dos estudios lo que predominó fueron estados de mucha ansiedad, sufrida por 750 personas. Otros síntomas notables fueron: llantos, palpitaciones cardíacas, insomnio y sentirse culpable de no poder ayudar a otros. 

Sobre los niños y el impacto emocional, acaba de publicarse un estudio en JAMA Pediatrics sobre 1,774 menores de la provincia de Hubei (China), que estuvieron en aislamiento social por más de un mes. Los resultados revelaron que el 22.6% mostraba síntomas notables de depresión y el 19% de ansiedad, lo que sobrepasa por mucho las normas nacionales.

Por su parte, la Dra. Halim, de la Universidad de Boston, hizo una revisión de lo que se sabe que sucede con mujeres que permanecen encerradas con parejas disfuncionales. Reportes de Estados Unidos, Italia, Francia, España, Australia, India, Líbano y Brasil apuntan a un repunte de casos de maltrato. 

Estos datos iniciales apuntan de manera clara a que el gobierno, no solo debe asumir responsabilidad sobre la salud física de los ciudadanos, sino incorporar en sus planes de contingencia y  estratégicos los estragos notables que la pandemia y el distanciamiento social causan en muchas personas, en particular ansiedad, depresión, incertidumbre y desesperanza. 

Hago énfasis en esto pues innumerables estudios previamente realizados en Puerto Rico resaltan el hecho de que los niveles altos de pobreza, inequidades sociales, desempleo y barreras para tener servicios de salud mental, se agudizarán exponencialmente en nuestro pueblo. Tenemos que darle énfasis a nuestra salud mental, pues sin ella todo palidece.

Otras columnas de Alfonso Martínez Taboas

💬Ver 0 comentarios