Edna L. Negrón Martínez

Punto de vista

Por Edna L. Negrón Martínez
💬 0

Salud pública: la historia se repite

Los desafíos ambientales y los desastres naturales, tales como los terremotos actuales, influyen en los determinantes sociales, ambientales y económicos de la salud individual y colectiva. Sin embargo, la asociación de la enfermedad de los seres humanos con fuentes de contaminación en su entorno o las amenazas naturales se remonta a la antigüedad.

Cabe destacar la importancia de las investigaciones a principios del siglo XX, particularmente en las disciplinas de la medicina clínica y bacteriología, dirigidas a la detección y caracterización de agentes infecciosos que causan enfermedades humanas. Estos resultados contribuyeron al desarrollo de una Reforma de Salud Pública para la promoción e implementación de políticas de salud como la higiene de la vivienda y el control ambiental de la propagación de enfermedades infecciosas. Al mismo tiempo, las ciencias en Ingeniería Sanitaria, especialmente en las ciudades de Europa Occidental y América del Norte, impulsaron la construcción de acueductos y alcantarillados, purificación del agua potable, gestiones para el manejo de residuos y otras medidas de sanidad ambiental.

La mencionada reforma de salud pública y sanitaria demostró ser efectiva para limpiar el ambiente físico y regular las fuentes de agua y alcantarillado urbano. No obstante, llamó la atención de los funcionarios de salud y los reformadores sociales la necesidad de adoptar un enfoque de la salud pública dentro de un contexto social amplio que significara los valores culturales, los contextos sociales y políticos y las historias individuales, para resolver los problemas de salud de la población. Gradualmente, la inclusión de otras disciplinas proporciona nuevas perspectivas para abordar también determinantes culturales, sociales y políticos de la salud.

Esta naturaleza interdisciplinaria de las distintas perspectivas de la salud pública, y sus múltiples componentes: ambientales, biomédicos, sociales, éticos, psicológicos, políticos, y económicos, entre otros, se alcanza cuando existe una visión compartida en los equipos de trabajo multidisciplinarios para la prevención de enfermedades y la promoción de la salud de todos los individuos que componen las sociedades.

En resumen, una mirada integral o "completa" a los múltiples factores que afectan e interactúan con la salud de la población, posiblemente ayudará a identificar la mayoría de los obstáculos y, al mismo tiempo, ayudará a lograr nuevas oportunidades. Una vez más, la colaboración y coordinación entre las partes interesadas como gobiernos y organizaciones locales, nacionales, regionales e internacionales, pueden promover la respuesta y recuperación del desastre natural que nos afecta a corto y largo plazo.

Otras columnas de Edna L. Negrón Martínez

💬Ver 0 comentarios