Carl Soderberg

Tribuna Invitada

Por Carl Soderberg
💬 0

Salvemos nuestros osos polares

El oso polar se ha convertido en el ícono mundial del impacto del cambio climático sobre la fauna del planeta. Sin embargo, para los habitantes del cinturón tropical del planeta podría causar la falsa impresión que solamente la fauna de países donde se registran temperaturas bajas sufrirán el impacto de este fenómeno.

En el caso del Trópico, los arrecifes de coral, comparables en importancia ecológica con los bosques pluviales, se llevarán la peor parte. Esto será así en Puerto Rico y las demás Antillas.

Es necesario establecer que antes de registrarse las manifestaciones del cambio climático, los arrecifes de coral del Caribe estaban seriamente impactados por descargas de aguas residuales sin tratar, arrastre de sedimentos debido a la deforestación intensa y prácticas agrícolas que no tomaban en consideración la conservación de suelos, la sobre pesca, la tirada de anclas sobre arrecifes y derrames de petróleo y sus derivados, entre otros. Un estudio realizado por la Unión para la Conservación de la Naturaleza reveló que de 1970 al 2013 el Caribe perdió el 50% de los arrecifes de coral.

El cambio climático brindará el jaque mate a esta precaria existencia de los arrecifes de coral. Veamos cómo varias de las manifestaciones del cambio climático contribuirán a la desaparición de este elemento clave de la vida marina y la seguridad de nuestras costas.

El aumento de temperatura del planeta (en el año 2015 se estableció un nuevo récord) propiciará eventos de blanqueamiento de corales. Cuando la temperatura del mar sube en forma sostenida ciertos umbrales pueden ser tan bajos como 2 grados Fahrenheit, los corales se desprenden de pequeños organismos llamados zooxantelas que se adhieren a su superficie y le dan el color al coral. Estos organismos proveen oxígeno y alimento a los corales. Los eventos de blanqueamiento causan mortandades significativas de coral. Por ejemplo, en marzo de este año ocurrió un evento en Australia que mató el 50% de los corales en la porción norte de la Gran Barrera.

El aumento de acidez en el mar, debido al incremento de bióxido de carbono en la atmósfera, inhibe el crecimiento de los corales. Peor aún, interfiere con la recuperación de los corales cuando se impactan con anclas y el encallamiento de embarcaciones.

Un impacto poco divulgado del cambio climático sobre los corales es el ocasionado por el polvo del desierto del Sahara. Estudios realizados por el Servicio Geológico de los Estados Unidos en islas caribeñas con poca actividad humana demostraron que las esporas y otros patógenos que acompañan al polvo del Sahara impactan negativamente a los corales.

Quizás lo que más impactará a los arrecifes de coral es el arrastre de sedimentos a la costa a través de quebradas y ríos y la erosión de la costa por el alza del nivel del mar. En escritos anteriores informé que mermará la lluvia en el Caribe. Sin embargo, cuando llueva será de forma torrencial. Los que hemos tenido la oportunidad de viajar en un avión sobre nuestra isla durante o después de copiosas lluvias, hemos podido observar el plumacho achocolatado de sedimentos que irrumpe bien adentro del mar y por varias millas cerca de la costa. El sedimento es puro veneno para los corales y más aún si está acompañado de nutrientes y plaguicidas. Cabe señalar que, a principios de la década del 1950, Puerto Rico perdió los famosos jardines submarinos de Isla Verde por el torrente de sedimentos que se descargó a través de la desembocadura de la Laguna Torrecillas, cerca del Cangrejos Yatch Club, durante la construcción del aeropuerto internacional.

Los arrecifes de coral son nuestros osos polares. Ya los hemos maltrado sin piedad. Les exhorto a darle la mano a estos nobles ecosistemas ahora que el cambio climático conspira para exterminarlos de nuestro entorno.

Otras columnas de Carl Soderberg

jueves, 13 de septiembre de 2018

Urge buen manejo de residuos

El exjefe de la EPA en Puerto Rico y el Caribe, Carl Soderberg, reclama a la JSF que incluya entre los proyectos estratégicos, instalaciones para manejar adecuadamente los residuos sólidos en la isla

jueves, 9 de agosto de 2018

La plaga de las bolsas plásticas

Carl Soderberg resume el saldo positivo de la veda de bolsas plásticas en los comercios a un año de aprobada la ley regulatoria y advierte sobre el revés que representa el fomento de utilizar las denominadas “platino”

lunes, 9 de julio de 2018

Arterioesclerosis en la alcantarilla

Carl Soderberg cita las deficiencias en los controles de grasas en los alcantarillados, así como la negligencia de comercios cuyo personal arroja este material por estos conductos cruciales

💬Ver 0 comentarios