Gloribel Delgado Esquilín

Tribuna Invitada

Por Gloribel Delgado Esquilín
💬 0

Sancocho bravo

“Este sancocho sabe a tierra”, se escuchó decir en medio del almuerzo jíbaro que hicimos en la finca escuela del Josco Bravo en Toa Alta. Éramos una tribu grande. Más de 30 personas cosechando, sembrando y cocinando con productos de nuestros huertos.

El día arrancó temprano, con Keila Fontánez, que llegó a las 5:30 am a cosechar nabos. Poco a poco, nos fuimos incorporando el resto. El día prometía. Terminaríamos el día con una fiesta jíbara, sancocho y música incluida, interpretada por Ricardo Perpiña, compañero y talento del Toa, puro sentimiento y poesía.

Desde temprano, la alegría. Las neveritas, los refrigerios, las picaderas y los instrumentos quedaron en el batey, mientras bajamos al huerto a cosechar nabos, arúgula, mixta, col y kale.

Tres mesas se fueron llenando de cosechas de nuestros huertos. Llegó calabaza y yautías de Barranquitas, ajíes y recao de Río Piedras, una súper malanga de Orocovis, lechugas, calabacín, yuca, plátano de Bayamón, guineos y plátanos de Manatí, tomates, germinados de Morovis y Carolina, cebollines y recao de Toa Alta. De postre llegaron mangó de Trujillo Alto y dulce de lechosa de Barranquitas. Pa pisar el sancocho, llegó pan de Lares.

Mientras se fueron acomodando los ingredientes para el almuerzo, nos enfocamos en completar tareas en el huerto. Trasplantamos pepinillos, sembramos habichuelas tiernas en los dos bancos principales, levantamos los tomates que están creciendo gigantes. Se desyerbó y se crearon sistemas de riego para dos bancos nuevos.

En el batey, el fogón olía a cocina de abuela. Samantha Rabaudi organizó el equipo para el sancocho y, similar a cualquier fiesta navideña, se organizó una cadena de producción. El resultado fue poderoso. Un sancocho bravo, celebrando nuestra quinta cosecha del curso de agroecología con más de 350 libras de alimentos. Una fiesta de abundancia, esa es la primavera agrícola, esa la gran fiesta de la que pocos se enteran. ¡A multiplicarnos!

Otras columnas de Gloribel Delgado Esquilín

domingo, 7 de abril de 2019

Adriana

Gloribel Delgado Esquilín relata parte de la dinámica cotidiana de Adriana, una joven de 25 años que estudia agroecología y vive en paz respetando la tierra

viernes, 29 de marzo de 2019

Primavera agrícola

Gloribel Delgado explica detalles del cultivo agrícola en estos meses cuando “crecen los vegetales contentos”

💬Ver 0 comentarios