Jon Borschow

Punto de vista

Por Jon Borschow
💬 0

Seamos como Mónica

En un momento donde muchos nos ven como la Grecia del Caribe, frente a un mundo que nos ha llegado a considerar como objetos de pena o hasta desprecio, ha nacido una nueva estrella que ha puesto el nombre de Puerto Rico a brillar con el oro del éxito, de la excelencia y la elegancia. Quizás más importante aún, nos ha puesto a creer en nosotros mismos.

Pero los alardes, la algarabía y el orgullo con que celebramos el extraordinario logro de una de las nuestras, apenas nos durarán unos cuantos días. Luego de las fiestas, las paradas y las entrevistas mediáticas, Puerto Rico seguirá enfrentando los mismos retos. Sin embargo, el éxito de Mónica también nos recuerda que Puerto Rico cuenta con oportunidades para ser exitoso. ¿Cómo podemos aprovechar nuestras oportunidades? Siendo como Mónica.

Mónica Puig no logró posicionarse en el ápice del tenis mundial de carambola. En una misma semana olímpica derrotó a cinco adversarias, incluyendo dos de las tres mejores tenistas en el mundo. No lo hizo en un torneo de segunda importancia donde los participantes van a buscar un premio monetario y, si no se lo ganan, siempre hay otra oportunidad la próxima semana. Ganó una medalla de oro en las Olimpiadas donde una vez cada cuatro años los mejores atletas en el mundo se congregan para representar a sus países, poniendo en ello toda su alma y corazón.

Nosotros pudimos disfrutar del éxito de Mónica con solo acomodarnos en un sofá en nuestras salas y hacerle clic al control remoto, pero Mónica tuvo que pasar un trabajo enorme para lograr ese triunfo olímpico. Tuvo que empezar por reconocer su talento y potencial; soñar en grande; comprometerse con una visión a largo plazo de lo que quería lograr; desarrollar un plan de cómo lo iba a hacer, trabajar con mucho esfuerzo y aun más disciplina para ejecutarlo con esmero y dedicación. ¡Mónica no se recuesta nunca, por el contrario, se arriesga siempre y aprende de sus fracasos para levantarse más fuerte y más cerca de la meta!

Si podemos adoptar en Puerto Rico las actitudes y las prácticas que han llevado a nuestra Mónica al éxito, podemos transformar nuestra reputación y nuestra trayectoria económica. Podemos ser como ella y convertirnos también en una estrella. Nuestra Isla puede brillar y ser objeto de admiración y alcanzar convertirse en un gran destino para el mundo. Está en nosotros comprometernos con la excelencia, como individuos y como sociedad. Tenemos que abandonar los viejos hábitos de procurar hacer lo fácil y de huirle a lo difícil. Tenemos que aprender que para ser exitosos como sociedad, tenemos que juntarnos con un mismo propósito para crear valor para el mundo, en lugar de dividirnos para arrebatárselo al prójimo.

¡Puerto Rico es pequeño y el mundo es tan grande… pero así de grande es nuestra oportunidad dentro de él! Al igual que Mónica, tenemos que trabajar duro para aprovecharla. Este es un buen momento para comenzar a construir nuestro futuro como un destino premium para el mundo. Pongámonos como meta lograr que el mundo nos conozca y nos quiera. Mónica le ha enviado un mensaje a todo el planeta: aquí estoy, aquí estamos. Conóceme y conoces a mi pueblo porque, así como yo, somos los puertorriqueños: tenaces, alegres, talentosos, valientes, sofisticados y comprometidos con el éxito. No somos un fracaso sin posibilidades, sino una joya de destino para el mundo. Una joya que vamos a poner a brillar.

Vamos a aprovechar esta coyuntura donde todo Puerto Rico se une para celebrar a Mónica y su éxito. ¿Pero qué tal si permanecemos unidos para emular su comportamiento? Dejemos atrás el protagonismo, los intereses individuales, el tapar el cielo con la mano, las trampas y jaiberías. Abrámonos a las posibilidades de nuestra imaginación para construir juntos un futuro que brille. ¡Seamos como Mónica!

Otras columnas de Jon Borschow

martes, 18 de febrero de 2020

Las caras puertorriqueñas del DMO

Un equipo de decenas de jóvenes puertorriqueños se ha desarrollado en el DMO en muy poco tiempo. Los resultados que han producido no tienen precedente, escribe Jon Borschow

viernes, 17 de enero de 2020

El tsunami turístico que no se dio

Necesitamos contrarrestar la noción allá afuera de que la isla completa se ha convertido nuevamente en una zona de desastre y no está preparada para recibir visitantes, escribe Jon Borschow

viernes, 20 de diciembre de 2019

Las narrativas sobre el DMO

Jon Borschow señala que El DMO no es un premio que le toca a nadie sino un activo de todo Puerto Rico

domingo, 1 de diciembre de 2019

La verdad sobre los cruceros

Si restauramos el presupuesto del DMO y con el plan de desarrollo, las líneas de cruceros no van a dejar de visitar el puerto de San Juan, plantea Jon Borschow

💬Ver 0 comentarios