Carlos "Johnny" Mendez

Tribuna Invitada

Por Carlos "Johnny" Mendez
💬 0

Se aproxima el fin de la desigualdad

La reciente decisión del juez presidente del Tribunal Federal en Puerto Rico, Gustavo Gelpí, que concluye que se debe aplicar todos los beneficios del programa conocido como el Seguro Social Suplementario (SSI, por sus siglas en inglés) a los ciudadanos americanos que residen en la isla, deja claro, nuevamente, que no debe haber ciudadanía de segunda clase en ninguna parte.

El fallo surge de una demanda del gobierno federal contra José Luis Vallejo Madero, quien al mudarse del Nueva York al Municipio de Loíza continuó recibiendo los beneficios del Seguro Social Suplementario (SSI), a pesar de que, según el Congreso, ninguna persona que viva en la isla tiene acceso a ese programa.

Toda mi vida he luchado en contra del trato desigual que se les brinda a nuestros ciudadanos solo por residir en Puerto Rico. He llevado esa lucha a los más altos foros en la capital federal, incluido el Congreso, donde nos hemos encontrado con un dramático cambio de opinión sobre la isla.

Esta monumental decisión allana el camino para que nuestra gente más necesitada cuente con la ayuda a la cual tiene todo el derecho por ser ciudadanos americanos. El SSI es un programa federal que provee beneficios adicionales al Seguro Social a personas ciegas, discapacitadas y de la tercera edad con bajos o ningún ingreso. El beneficiario promedio en los estados recibe alrededor de $574 cada mes.

Se estima que los residentes de la isla que son elegibles podrían recibir hasta $1,950 millones anuales, según un informe de la Oficina de Contraloría General (GAO) publicado en 2014. La GAO estimó que si Puerto Rico fuera estado, sobre 360,000 ciudadanos cualificarían para pagos del SSI.

Otro frente de batalla para alcanzar la igualdad es la salud. ¿Es justo que los ciudadanos americanos en Puerto Rico reciban apenas un 25 por ciento de reembolso por los gastos asociados a Medicaid cuando en los estados sobrepasa el 83 porciento? No. El Congreso tiene que entender eso. La igualdad de fondos para Medicaid representaría una inyección anual de sobre $2,300 millones para proveer a las personas de escasos recursos económicos mejores servicios médicos, incluyendo hospitalización y medicamentos. No me cabe la menor duda de que vamos a lograr esa igualdad en este cuatrienio.

Pero la mayor desigualdad que enfrentamos es la situación colonial que vivimos que nos ata a la pobreza e impide un verdadero desarrollo socioeconómico sostenido. La desigualdad también ha propiciado un éxodo constante de puertorriqueños hacia los estados en búsqueda de una mejor calidad de vida.

Colocarle punto final a más de 120 años de coloniaje es el norte de nosotros. Por eso hemos intensificado nuestras acciones en el Congreso, en los medios de comunicación nacional, al igual que en las agencias del Ejecutivo, incluyendo la propia Casa Blanca.

Se aproxima el fin de la desigualdad.

Otras columnas de Carlos "Johnny" Mendez

💬Ver 0 comentarios