Jorge Colberg Toro

Punto de vista

Por Jorge Colberg Toro
💬 0

¿Seguimos con los cuentos o enfrentamos las realidades?

Vayamos directo al grano. Existe un sentir evidente de la mayoría de los puertorriqueños de que el gobierno del Partido Nuevo Progresista, en sus dos capítulos – Ricky y Wanda – no ha estado a la altura de lo que el país esperaba y que su gestión administrativa ha dejado una estela de desconfianza y ausencia de transparencia.

Es cierto, además, que existe un clima de decepción, que hasta nos lleva a soñar con una fórmula mágica que permitiera cambiar el tiempo y transportarnos, en un abrir y cerrar de ojos, hasta el día de las elecciones, para dejar atrás esta pesadilla

En ese laberinto de frustraciones, siempre sale gente que presenta buenas ideas para atajar nuestras desilusiones y tratar de enderezar el barco. Pero hay también, lamentablemente, quienes lanzan propuestas con un alto grado de populismo pero con poca sustancia.

Es casi un rito, cada vez que surge un lío, que salgan las mismas cacofónicas ocurrencias, que suenan muy simpáticas al principio, pero que a la larga, cuando se examinan cuidadosamente, solo responden a la improvisación o a la búsqueda de una cuota de protagonismo. 

Algunas de estas efímeras creaciones son:  

Que se adelanten las elecciones - sin saber que para eso, se requiere enmendar la Constitución, nos costaría el doble y que esa propuesta, para el 2020, despojaría a 21,000 jóvenes del derecho al voto.

Que se establezca un referéndum revocatorio – idea que en este país, por las diferencias ideológicas y los cambios súbitos de la opinión pública, se convertiría en un festín trimestral de anarquía colectiva. 

Que hay que desafiliarse de los partidos tradicionales – como si los electores de esos partidos no se dieran cuenta de que esos mismos que denigran sus ideales, solo buscan sus firmas y sus votos para adular a algún filósofo pasajero.

Y para colmo, llenando la cuota de la indolencia, hay quienes proponen votar por la estadidad el mismo día de las elecciones, excluyendo de la papeleta - nada más y nada menos - que a la alternativa de autonomía política, que resulta ser la opción preferida del pueblo. 

Esto nos debe enseñar que para atender con seriedad los problemas del país, debemos comenzar poniendo los pies en la tierra.

Empecemos por descartar los paquetes. Sepa usted que no se van a adelantar las elecciones, ni se va a enmendar la Constitución, ni los partidos principales van a desaparecer, ni los filósofos serán electos; no se aprobará el embeleco del referéndum revocatorio (porque sería la parálisis eterna de todos los gobiernos futuros) y tampoco habrá un cambio de gobierno, si no se usa el voto de forma consecuente y no simbólico. Hasta aquí con los cuentos. 

Hablemos ahora de realidades. 

Primero, en las elecciones de noviembre, habrá cinco partidos inscritos, pero solo dos opciones reales: el PNP o el PPD. Esa es la pura verdad, las demás teorías, son pamplinas.

Segundo, esta elección es sencilla; se trata de seleccionar una de dos opciones: o se reelige al gobierno PNP por el fraccionamiento de la oposición; o por el contrario, se elige un cambio de gobierno bajo el liderato del Partido Popular Democrático - único movimiento político-electoral con la fuerza real para derrotar al PNP. No hay de otra, punto.

Ahora bien, para lograr ese cambio, el primer paso lo tiene que dar al Partido Popular. 

Es su obligación - como principal partido de oposición - ponerse los pantalones largos, despertar del letargo colectivo en que anda, traer una agenda transformadora y brindarle al país un nuevo liderato que honre el servicio público y restituya la confianza en sus instituciones. 

Es su deber ante la historia. 

Otras columnas de Jorge Colberg Toro

lunes, 30 de marzo de 2020

Pandemia versus primarias

Jorge J. Colberg Toro dice que el proceso primarista - como está legislado ahora - puede crear un caos salubrista

sábado, 21 de marzo de 2020

La propuesta de Aníbal y la Sección 936

La propuesta de Acevedo Vilá pretende traer de vuelta a múltiples industrias que se fueron del país, luego de la eliminación de la sección 936, dice Jorge Colberg

martes, 17 de marzo de 2020

Unidad y disciplina, la mejor receta ante la crisis

El gobierno no puede desenfocarse ni perder un minuto de su tiempo, para tratar de complacer a todos o peor aún, querer evitar las críticas. Tampoco hay espacio para la política-partidista. Es hora de actuar, dice Jorge J. Colberg Toro

martes, 10 de marzo de 2020

Coronavirus: hablemos menos y escuchemos más

¿Qué se supone que se hiciera con una persona enferma que necesita atención médica urgente, dejarla naufragando en un barco de puerto en puerto?, cuestiona Jorge Colberg Toro

💬Ver 0 comentarios