Juan Negrón Ocasio

Desde la diáspora

Por Juan Negrón Ocasio
💬 0

Se me agotó la batería

He conversado con numerosas personas, conocidos, amigos y familiares que han enviado paquetes con centenas de baterías a Puerto Rico. La desesperación por ayudar es inmensa, frustrante y en ocasiones se siente cierto grado de preocupación cívica. Aunque la ayuda que se da siempre es bienvenida y sumamente agradecida. Pero los que conocemos un poco de tecnología entendemos que tenemos al alcance varias opciones que son prácticas y, a largo plazo, mucho más beneficiosas, tanto para los que queremos ayudar con tanta vehemencia, como a la misma vez proteger el ambiente que bastante atropellado está por huracanes y negligencia humana.

Los huracanes son fenómenos destructivos. Compañeros vengativos inseparables de la naturaleza. Los Taínos llamaban Juracán al dios del mal porque les destruía todo el hábitat: yucayeques, siembras, pertenencias y le mataban gente. Pero esa gente ingenua se levantaba rápido de los desastres porque no tenían que buscar baterías ni cruzar puentes. Los ciclones se desarrollan y se encaminan con su propio destino. Llegan hasta donde puedan con apoyo de otros entes naturales. Los humanos ayudan a los “vengativos” que cumplan con cabalidad sus propósitos construyendo edificios y casas, carreteras y puentes frágiles. Con el llamado progreso ha envenado las aguas, y el aire, dañado la capa de ozono y le han escarbado a la tierra parte de su sustento explotándole el cobre, carbón, petróleo y otras materias. Si logramos entender que los fenómenos naturales siempre han existido, y utilizáramos la tecnología combinada con la naturaleza, también podríamos evitar mayores desastres. Pero no se hace en armonía y el hombre se ha revelado contra las venganzas de la naturaleza.

Pues hay baterías construidas de zinc, manganeso que no son recargables y son desechadas inapropiadamente creando tóxicos. Contienen plomo y son dañinas para la salud. Hay otras que están hechas de cadmio, níquel, hidruro y son recargables. Éstas son usadas en celulares, teléfonos inalámbricos, computadores, afeitadoras, cámaras y alarmas de casas. Pero llega el momento en que se descomponen y no mantienen la carga. Así que también terminan en el zafacón y se convierte en otro veneno para el ambiente.

Es un ejemplo de elementos de la naturaleza que se han utilizado para beneficio de la comodidad que nos azota. Las pilas se han convertido en una fuente de dependencia de energía, pero, a su vez, de igual forma contaminantes del ambiente y salud humana. Los peritos en la materia deberían alertar al gobierno sobre este desastre que podría ser peor que el mismo huracán. De acuerdo a estudios científicos, el proceso de descomposición de baterías puede durar siglos. El caliente, las lluvias, y la acidez del subsuelo pueden acelerar la descomposición y liberar mercurio, litio, cadmio y plomo que son altamente tóxicos. Por lo tanto, estos componentes que nos ayudan en momentos de emergencias tienen que ser depositados en envases para un recogido de basura diferente. No pueden tirarse a la basura sin prudencia porque entonces sí de verdad estamos endemoniando más a la naturaleza.

-Se me agotó la batería y no sé qué hacer-, me indicó un familiar hace unos días desde la isla.

-Tengo otra solución. Te voy a enviar un sistema renovable de energía solar que contiene luces y abanico. Asegúrate de colocar la placa donde reciba rayos solares directos. Las baterías que ya no te sirven échalas en un envase plástico seco (botella de soda o leche) y colócalas alejadas del sol, lluvia, tierra y humedad. No las vuelvas a tocar. Utiliza guantes al desecharlas cuando el gobierno implemente y comience el programa de recogido de baterías. Espero no tengas que esperar un siglo-, le dije.

A Puerto Rico llegarán millones de toneladas de baterías en los próximos meses. Numerosos países prohíben tirar baterías a la basura y tienen un sistema de recolección. Cada ciudadano debe contribuir en la protección del ambiente. De no hacerlo tendremos peores desastres para la salud.

Otras columnas de Juan Negrón Ocasio

lunes, 9 de octubre de 2017

Plan B para un gobierno eficiente

Juan Negrón Ocasio expresa que la lentitud de ayuda a sectores incomunicados es ya inaceptable, tras el azote del ciclón María a Puerto Rico

martes, 3 de octubre de 2017

Viviendo tiempos de caos

El escritor Juan Negrón Ocasio comenta la situación de crisis en el país después de María

lunes, 25 de septiembre de 2017

Puerto Rico: optimismo, fe y voluntad

Juan Negrón Ocasio reflexiona sobre la crisis tras el embate del huracán y expone cualidades boricuas que ayudarán a la recuperación colectiva

💬Ver 0 comentarios