Marcelino Oyola Cintrón

Tribuna Invitada

Por Marcelino Oyola Cintrón
💬 0

Sepultureros de menores

Es contradictorio escuchar el cacareado estribillo “trabajamos en pro del bienestar de los menores” y que a la vez se legisle para perpetuar el castigo como el método por excelencia para atender los problemas de disciplina que estos exhiben.

Insistir en esta modalidad es validar y elevar al rango legal el maltrato de menores y socavar todo esfuerzo por erradicar o disminuir este mal social, aunque no sea su intención.

Todo el quehacer humano debe tener una base de conocimiento y sostenido con evidencia, lo más cercano a la ciencia y la exactitud. Proverbios 24:5 dice que “el hombre de conocimiento aumenta su poder” y Lucas 8:16-18 dice que “nadie enciende una lámpara y luego la coloca debajo de la cama. Esta se coloca en un lugar alto para que todos la vean”.

La neurociencia, rama de la ciencia médica-humana, ha concluido que el cerebro humano adquiere su madurez a los veinticinco años. Por esto los sistemas de justicia de los países desarrollados y vanguardistas, especialmente en el campo de la justicia juvenil, se han estado moviendo hacia la justicia terapéutica y la justicia restaurativa. Reconocen el gran fracaso del sistema de justicia adversativa punitiva.

Veamos la lámpara y utilicemos el poder del conocimiento para atender el campo de la justicia juvenil en Puerto Rico. Esto lo hace el P del S 489, aprobado por ambos cuerpos legislativos con base científica, humanista y rehabilitaria.

Señor gobernador, no se convierta en sepulturero de niños y niñas vivos y por nacer. Sea usted su máximo protector y rey mago, aprobando el P del S 489.

El Día de Reyes invite a los niños y niñas de Puerto Rico a La Fortaleza a la ceremonia de convertir en ley el P del S 489.

¡Qué regalo!

Otras columnas de Marcelino Oyola Cintrón

💬Ver 0 comentarios