Jorge Figueroa Loza

Desde el Pressbox

Por Jorge Figueroa Loza
💬 0

¿Será esta la última temporada de José Juan Barea?

Como lo ha hecho durante toda su carrera en la NBA, José Juan Barea tiene la capacidad para superar los pronósticos y jugar, al menos, un año más en la mejor liga del mundo. 

El mayagüezano de 35 años se recuperó en tiempo récord de una operación en el tendón de Aquiles, una de las lesiones más devastadoras en el deporte. En las pocas participaciones que ha tenido en esta temporada con los Mavericks, Barea ha demostrado que puede registrar minutos sólidos, controlando el ritmo y la repartición de juego de manera efectiva. 

Que no veamos al boricua más tiempo en cancha como en las pasadas temporada no debe ser una mala señal. 

Barea es querido por la franquicia que ayudó a ganar su primer y único campeonato de la NBA en 2011. Dallas es el hogar donde estableció a su familia, los fanáticos lo adoran, tiene una buena relación con el dirigente Rick Carlisle y el dueño Marc Cuban no dudó en traerlo de vuelta en 2015 después de una corrida de tres años en Minnesota.

Quizás Carlisle, conociendo la severidad de la operación de Barea y el tiempo que toma para estar a un 100 por ciento en cancha, está reservando al puertorriqueño para darle una tarea mayor en la postemporada, aparición que los Mavericks están destinados a conseguir gracias al fenómeno de Luka Doncic. Esta teoría puede ser un ejemplo de lo que hizo el mentor Gregg Popovich a principios de la década pasada con el veterano Steve Kerr, armador que sacaba “de la nevera” para darle energía a los Spurs de San Antonio en su travesía para ganar el título de 2003.

Sin importar lo que pase en la actual campaña de la NBA, Barea también puede demostrar que le queda gasolina como capitán de Puerto Rico en el Repechaje Olímpico que se jugará a finales de junio en Serbia. Puede ser un gran torneo individual para el canastero en busca darle el complicado boleto a Tokio 2020. 

Una buena presentación daría buenas razones para que los Mavericks le ofrezcan otro contrato de un año. En el peor de los casos, Barea podría hacer la transición a asistente técnico de los Mavs debido a su relación de mentor de Doncic. A pesar del orgullo del boricua, es un rol que no le molestaría tomar ya que no lo veo jugar fuera de Dallas en el ocaso de su carrera.

Otras columnas de Jorge Figueroa Loza

💬Ver 0 comentarios