Mariel González Mendoza

Desde la Diáspora

Por Mariel González Mendoza
💬 0

Ser o no ser inmigrante

El diccionario define el término inmigrante como persona que llega a un país distinto al propio para establecerse allí.

Recién hablé con mis hijos sobre si el término aplica a los boricuas que vivimos en alguno de los 50 estados. Uno decía que no, porque nació en los Estados Unidos, pero estimó que yo y su padre somos inmigrantes pues no nacimos en ninguno de los estados. El otro decía que su padre y yo no somos inmigrantes pues nacimos con ciudadanía americana y, como Puerto Rico es un territorio de EE.UU., no podemos ser inmigrantes dentro del mismo país del que “somos parte”.

Todo suena complicado, pero es la realidad de los boricuas que vivimos acá. Unos se consideran inmigrantes y otros no. A unos los consideran inmigrantes y a otros no.

Cuando un estadounidense se muda de un estado a otro nadie lo tilda de inmigrante. Nadie pregunta que si tiene ciudadanía americana o si necesitó un pasaporte o visa para mudarse de estado. Nadie le cuestiona su derecho a recibir servicios en su nuevo estado de residencia. Nadie le pregunta si llegó en carro, barco o avión. Nadie le cuestiona cuál es el idioma oficial de su estado.

Pero, cuando un puertorriqueño se muda a uno de los estados tiene que escuchar muchas de esas preguntas. Los estadounidenses desconocen muchísima información de nuestros orígenes, localización y relación política con los EE.UU. La situación no ocurre con los latinoamericanos que he conocido acá.

Yo me considero inmigrante, como cualquier otro latinoamericano en EE.UU. Aunque tengo ciudadanía americana, sigo pensando en español, llevo un apellido paterno y uno materno, me conozco el Padre Nuestro en español, sé que América es un continente y no un país, me gusta el mofongo relleno de camarones y los tostones con mayoketchup.

Celebro el Día de Reyes, sé dónde ubica cada país de América Latina, así como la diferencia entre un mexicano y otros latinos. Además, sé que aun cuando viva unos 50 años más en esta tierra me seguirán preguntando sobre mi acento y formulando las mismas preguntas que escucho hace 19 años.

Otras columnas de Mariel González Mendoza

miércoles, 24 de octubre de 2018

La música de contenido inapropiado

La doctora Mariel González plantea que los padres deben tener la responsabilidad de limitar la exposición de sus hijos a música con contenido inapropiado

miércoles, 26 de septiembre de 2018

Los invisibles

La doctora Mariel González Mendoza argumenta sobre la importancia social de los ciudadanos que desempeñan los llamados oficios de cuello azul

💬Ver 0 comentarios