Ramón Cruz

Tribuna Invitada

Por Ramón Cruz
💬 0

Sí a los despidos... de municipios

Aunque se haya prometido que no habrá despidos, el plan sometido por el gobernador Ricardo Rosselló y certificado por la Junta de Control Fiscal (JCF), va a reducir el Gobierno directa o indirectamente. Esta acción continúa la práctica adoptada por los últimos 10 años bajo las administraciones de Luis Fortuño y Alejandro García Padilla.

La grabación es la misma, muchas veces proveniente de gente que su experiencia con el sector público se reduce a una visita al Centro de Servicios al Conductor (CESCO): “el Gobierno es muy grande”. Puerto Rico es la envidia y el paraíso del anhelo republicano estadounidense: “reducir el tamaño del gobierno al punto que podamos ahogarlo en una bañera”.

Mi experiencia en la Junta de Calidad Ambiental (JCA) me dice lo contrario: muchas de las agencias del Gobierno central no aguantan más recortes; ni de personal, ni de presupuesto.

Por ejemplo, pocos sabemos que solo un puñado —literalmente— de empleados son los que muestrean nuestros cuerpos de agua diariamente. Nos quejamos de que el Gobierno es grande, pero también si la playa de nuestra predilección no es apta para bañarnos en los días cálidos de verano. Esto está íntimamente relacionado. Si en la JCA no hay personal que monitoree los desagües de fábricas o las descargas de la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA), estaremos bañándonos, como poco, en ignorancia a costa de una gestión indispensable para conservar nuestro ambiente, garantizar la salud pública y la protección de uno de nuestros mayores activos para el turismo.

Similarmente, nos quejamos de la situación de los vertederos pero ignoramos que desde la administración de Fortuño estos no se inspeccionan. ¿Por qué? Simplemente porque la unidad encargada no tiene ni un solo empleado.

Proyectistas y corporaciones se quejan que la JCA se tarda en aprobar un permiso, pero desconocen que solamente otro puñado de personas se encarga de revisar cientos de hojas, con ecuaciones kilométricas, cálculos complejos y “errorcitos” u omisiones sometidos por estos mismos empresarios. Simplemente, el personal no da abasto y trabajan por unas cifras salariales que rayan en lo miserable.

Mi respeto a los pocos empleados que todavía quedan allí trabajando lo “intrabajable” y con un equipo obsoleto, claro, a menos que esa división cuente con fondos federales, que ahora serán “trumpeados” como parte del 30% de reducción en el presupuesto federal de la Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés).

¿Por qué, si realmente quieren mostrar austeridad y voluntad para ajustarnos, no comienzan por donde abundan redundancias, nepotismo, gastos innecesarios, grasa de la gruesa, batatal político inepto, y favores a diestra y siniestra? Hablo de los municipios.

Tenemos que preguntarnos si el plan del gobernador Rosselló corta de donde hay que cortar. Estoy de acuerdo que en tiempos austeros, todos tenemos que ajustarnos pero, ¿por qué en vez de seguir desmantelando el Gobierno central, no existe una discusión más sensata y se presenta un plan de reestructuración municipal?

Los municipios tenían sentido cuando tomaba medio día llegar a caballo al centro del pueblo y poder hacer allí una gestión gubernamental o participar del comercio local. En las ultimas décadas mucho del comercio se ha concentrado en “shoppings” fuera de los cascos urbanos, o incluso trasladado crecientemente al Internet. Esto se ha hecho a expensas de las economías locales y algunos defenderían que es a favor de la conveniencia. Entonces, ¿por qué no regionalizar y/o digitalizar las operaciones municipales de la misma forma? Ocho municipios o condados serían suficientes.

Mientras no atendamos esto, no estaremos optimizando nada y sufriremos la falta de servicios vitales como los que brinda el equipo de monitoreo de agua de la JCA. Sin ellos, corremos el riesgo de bañarnos en nuestras propias heces fecales sin ni siquiera saberlo.

Otras columnas de Ramón Cruz

jueves, 20 de septiembre de 2018

A caminar por un futuro limpio en Puerto Rico

El ambientalista Ramón Cruz declara que Puerto Rico carece de un plan de acción para mitigar sus emisiones y de adaptación ante el cambio climático

💬Ver 0 comentarios