Hiram Lozada

Punto de vista

Por Hiram Lozada
💬 0

Sí, en Puerto Rico hay racismo

Hablemos del racismo con precisión, propiedad y perspectiva histórica.

En nuestro país el racismo se manifiesta hoy de tres formas:

1. mediante el lenguaje burlón, a veces cruel y otras con torpe ingenuidad, que obedece a visiones y respuestas culturales.

2. mediante conductas sociales invisibles, pero efectivas y limitantes; y

3. mediante el mantenimiento de un sistema económico capitalista, que promueve la desigualdad social y la pobreza.

Lo que no hay en Puerto Rico es el racismo legal o sistematizado. Su erradicación comenzó en 1835, bajo el régimen español, con la eliminación de los estatutos de limpieza de sangre. En 1873 se decreta la abolición de la esclavitud. Luego, en 1902, bajo el dominio norteamericano, se aprobaron leyes contra el discrimen racial en el código político. Este proceso culminó en 1952 con la Constitución.

Es decir, desde 1952, en Puerto Rico no existe el racismo oficial. Lo que persiste es un racismo escondido, considerado “lite”, que se manifiesta en modismos, conductas y visiones de exclusión. Y en el olvido conveniente de que la pobreza es fundamentalmente discrimen racial, social y político.

Para erradicar esas manifestaciones, hay que reconocer que existen.  Es necesario, como punto de partida, suprimir del lenguaje y del discurso cultural expresiones, léxicos, comentarios y bromas racistas, aun con alegada candidez o buen humor. No hay derecho alguno a la burla y al desprecio por la forma y naturaleza del cuerpo humano.

Las manifestaciones sociales y económicas del racismo no son de fácil extirpación. Vienen de muy lejos. En la Biblia se sugiere que la piel oscura es un castigo de Jehová. Los artistas pintan a Jesús y a los ángeles, rubios y de ojos azules. La religión no es inocente. Sembró mitos y colores. 

Al amparo de sus poderes militares y económicos, los imperios fabricaron categorías y determinismos de inferioridad racial y geopolítica.  Así se justificó, por siglos, la esclavitud. Para robar tierras y recursos naturales, se destruyen pueblos indígenas de África, Asia,  Medio Oriente y América. Este racismo criminal aún continúa. Y acá se aplauden y se apoyan las guerras del imperialismo.

Nuestro país es racista no solo por eso.  Es racista porque no tenemos buenas escuelas para los pobres. Es racista porque la universidad y la atención médica no son gratuitas. Es racista porque las posiciones de poder y liderato en el gobierno están vedadas para los negros y mulatos pobres. Es racista porque se desalienta y criminaliza la organización de la protesta en las comunidades marginadas. Es racista porque la desigualdad social y económica se encuentra entre las más altas del mundo. 

Sí, en Puerto Rico hay racismo. Se manifiesta en la pobreza y se esconde en la crueldad del privilegio y la indiferencia. 


Otras columnas de Hiram Lozada

martes, 17 de diciembre de 2019

El anexionismo, un sueño lejano

Estados Unidos no es una unión de naciones. Es una avalancha de intereses económicos y militares, que se aferra intensamente a la ficción de su homogeneidad, dice Hiram Lozada

💬Ver 0 comentarios