Eduardo A. Lugo Hernández

Tribuna Invitada

Por Eduardo A. Lugo Hernández
💬 0

Siete estrategias para manejar la crisis económica con los hijos

La situación económica del país es complicada y afecta a personas de diversos sectores sociales y económicos.  Por años los niveles de pobreza en el país han ido en aumento.  Las estadísticas más recientes del Instituto de Desarrollo de la Juventud, apuntan a que más del 55% de los niños/as viven bajo el nivel de pobreza.   Esta cifra es alarmante y tiene serias repercusiones en la salud, educación y oportunidades integrales de desarrollo para nuestra niñez.  

Por otro lado, hay familias que aunque no se consideran en el renglón de la pobreza, han tenido que hacer ajustes en gastos por reducciones en salarios, el despido de uno o ambos padres o por la necesidad de aumentar los ahorros de la familia para precaver una emergencia financiera futura.  

No importa la razón, muchas familias puertorriqueñas están pasando por momentos de incertidumbre y transformación que afectan a todos sus miembros.

En estos momentos de incertidumbre, es difícil para muchos padres y madres comunicarle a los hijos/as acerca de esta situación.  Esto puede deberse a no encontrar las palabras apropiadas o a la creencia de que este tema lacera la inocencia de los niños/as y les impone cargas que no deben asumir.  

El problema con esta creencia es que la incertidumbre puede causar mayor estrés en los niños/as.  Estos seguramente verán una diferencia en sus actividades diarias y de entretenimiento y en lo que usted puede comprarles.  El no explicarles con palabras que sean apropiadas para su nivel de desarrollo puede provocar conflictos que afectarán la dinámica de toda su familia.  Además, el no comunicarse efectivamente con los hijos/as les priva de la oportunidad de contribuir a sus familias y de crear una conciencia económica que les será necesaria en el futuro.

Algunas sugerencias para la comunicación efectiva con sus hijos/as acerca de este tema y para manejar la situación en el hogar son:

1.   Usar vocabulario apropiado para su etapa de desarrollo

2.   Ser honesto, pero no revelar más de lo que su hijo/as deba saber

3.   Identificar alternativas de entretenimiento que sean de bajo o ningún costo.  Algunos ejemplos son parques, festivales y visitas a la playa

4.   Aproveche para jugar juegos familiares en casa y ver películas en familia

5.   Estimular al niño/a a compartir con otros niños/as en el vecindario.  Los juegos en comunidad fomentan el sentido de comunidad, desarrollan destrezas importantes en la niñez (ej. Destrezas sociales) y generan una red de apoyo clave para usted y sus hijos/as

6.   Enseñar a sus hijos/as a que no siempre se pueden comprar juguetes u otros objetos.  La crisis económica es un momento oportuno para cambiar nuestras creencias acerca del consumo

7.   Buscar apoyo en otros padres/madres que tengan situaciones similares.  Este apoyo social es esencial para manejar el estrés que nos provoca la situación financiera.

Como padres cometemos el error de ver a nuestros hijos/as como frágiles e incapaces de entender estas situaciones.  Sin embargo, ellos y ellas son seres resilientes que tienen la habilidad de hacer ajustes que los beneficien a ellos/as y sus familias.      

Otras columnas de Eduardo A. Lugo Hernández

💬Ver 0 comentarios