Gerardo Lamadrid

Buscapié

Por Gerardo Lamadrid
💬 0

Silencio

Nunca había estado tan pendiente a las notificaciones de mi celular.

Ironía: cuando menos mensajes puedo recibir, más alerta estoy. Cuando más se quiere saber, menos información.

Poco se cuela sobre el Atlántico, por encima de las olas y los ciclones, y casi todo duele.

En estos últimos días, más que la lucha de la emigración o las labores del estudiantado, lo que ha unido a los boricuas de la diáspora ha sido la preocupación: hecha de espera, hambrienta de esperanza.

Veo a puertorriqueños y demás internacionales solidarios alrededor de mi universidad, y lo único que viene a la mente con cada mirada o mención de la patria son las imágenes de calles arrasadas. Veo a mis familiares y amistades desolados, hechos de espera y hambrientos de esperanza.

Al menos de ellos sé algo. Sé que están, que perseveran.

A los de este lado nos cuesta imaginarnos cómo estarán los que no conocemos: de quienes nadie sabe nada.

Entre afortunados y desafortunados de estar en suelo extranjero, corre un mismo pensamiento aterrador: el país que dejamos, voluntaria o desesperadamente, ya no está allí.

Si volvemos, será otro archipiélago. Y los que no vuelven, solo en sus memorias perdura la vieja casa de madera y el río manso con su dosel de ramas verdes.

Además de la pérdida material, debemos confrontar la pérdida de vida y la crisis moral suscitada por este evento climático.

Si ahora nos duele la tierra, nos estará doliendo por mucho tiempo, si no cambiamos.

En este momento son necesarias la cooperación y la empatía. Hay que ayudarnos en lo que se pueda y estar en paz con lo que no se puede arreglar.

De acá para allá: paz, serenidad, tranquilidad.

Aunque ahora no nos puedan escuchar, sepan que no están solos.

Otras columnas de Gerardo Lamadrid

lunes, 11 de diciembre de 2017

It’s a small world…

El escritor Gerardo Lamadrid Castillo argumenta sobre la importancia de respetar la diversidad

lunes, 9 de octubre de 2017

Las opciones de los puertorriqueños

Las opciones para los boricuas en medio de la devastación parecen ser pocas, según el escritor Gerardo Lamadrid

💬Ver 0 comentarios